Netanyahu acusa a Omar y Tlaib de "querer hacer daño a Israel"

EFE/ABIR SULTAN/Archivo

Jerusalén, 15 ago (EFE).- El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, defendió su decisión de impedir la entrada al país a las congresistas demócratas Ilhan Omar y Rashida Tlaib, que defendió basándose en que pretenden venir para "hacer daño a Israel".

"Como una democracia libre y vibrante, Israel está abierto a recibir críticas, con una excepción: la ley israelí prohíbe la entrada a Israel a aquellos que piden y trabajan para imponer boicots sobre Israel, al igual que hacen otras democracias que prohíben la entrada de gente que creen dañina", explicó en un comunicado.

El jefe del gobierno en funciones recordó que EE.UU. ha prohibido en el pasado la entrada a un miembro de la Knéset (Parlamento) y a otros oficiales públicos de varios países.

"Las congresistas Tlaib y Omar lideran a activistas a promover legislación de boicots contra Israel en el Congreso americano", apuntó Netanyahu, que abundó que el itinerario detallado de su viaje "revela que el único propósito de este es dañar a Israel y aumentar la incitación contra" el país.

"Por ejemplo: pusieron como destino de su viaje Palestina, y no Israel. Y, al contrario de lo que hacen miembros del Congreso demócratas y republicanos que visitan Israel, no solicitaron encuentros con ningún oficial israelí, ni del gobierno ni de la oposición", ejemplificó.

Otro aspecto controvertido, señaló, es que la organización que financia el viaje es la palestina Miftah, "que apoya el BDS y entre cuyos miembros hay algunos que han expresado su apoyo al terrorismo contra Israel".

El apodado Bibi recordó que hace una semana, israelí recibió calurosamente a 70 miembros del congreso republicanos y demócratas, y precisó que "si la congresista Tlaib hace una petición humanitaria para visitar a sus parientes, el ministro de Interior ha anunciado que considerará la petición a condición de que prometa no actuar para promover el boicot a Israel".

Omar es de origen somalí y Tlaib es hija de palestinos y su abuela y otros parientes residen en Cisjordania. Ambas han cuestionado duramente a Israel e instado a empresas, artistas y universidades a boicotear al Estado judío.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, se había mostrado en contra de la visita y había señalado que permitirla sería una "muestra de debilidad" por parte de Israel.