El neoyorquino judío y homosexual que triunfó como torero en España

Alfred López
·6 min de lectura

El 18 de julio de 1945 no solo se celebró en la capital de España la tradicional conmemoración de la efeméride del Alzamiento Nacional (que en 1936 dio lugar a la Guerra civil y posterior régimen de la dictadura franquista), también fue una fecha en la que el dictador Francisco Franco presentó la quinta remodelación de su gobierno y, dentro de la serie de actos programados para aquel día, tuvo lugar un singular festejo taurino en la plaza de toros de Madrid en el que tomaba la alternativa uno de los toreros más atípicos que han pasado por los ruedos españoles.

Recorte de la entrevista a Sidney Frannklin publicada el 18 de julio de 1945 en la  revista El ruedo en ocasión de su alternativa en la Plaza de Toros de Madrid (imágenes vía hemeroteca de la biblioteca digital Castilla y León)
Recorte de la entrevista a Sidney Frannklin publicada el 18 de julio de 1945 en la revista El ruedo en ocasión de su alternativa en la Plaza de Toros de Madrid (imágenes vía hemeroteca de la biblioteca digital Castilla y León)

Se trataba de Sidney Franklin, un estadounidense de 42 años de edad, nacido en Brooklyn (Nueva York) en 1903, el mediano de una familia numerosa cuyos padres eran unos inmigrantes rusos judíos y que se había convertido en un apasionado al arte taurino, llevando dos décadas dedicado a intentar triunfar como matador de toros.

Sidney Franklin, a quien llegaron a apodar como ‘el Torero de la Torah’ e incluso algún crítico taurino lo bautizó con el apelativo de ‘el Yanki’, era un viejo conocido de los ambientes taurinos españoles, debido a que ya había estado en otras veces toreando en plazas tan importantes como la de Madrid o Sevilla, pero en aquellas lo había hecho como novillero.

La primera vez que visitó España fue en 1929. Llevaba un lustro como novillero en México, donde aprendió el oficio de torear tras llegar a aquel país en 1922 después de una pelea que había tenido con su padre, quien no veía que su hijo quisiera dedicarse al mundo de la interpretación (por aquellos años Sidney quería ser actor de teatro).

Su progenitor era un hombre de fuerte carácter y que trabajaba como policía en Brooklyn (de hecho consta como el primer agente de policía de origen ruso en la ciudad de Nueva York). La discusión con su hijo, al enterarse de los propósitos actorales de éste, provocó que el muchacho (que tenía 19 años en aquel momento) decidiera escaparse de casa, yendo a parar a México. Allí hizo sus pinitos en el mundo de la interpretación y gracias a su buena planta (medía cerca de dos metros) lo contrataron para posar como modelo de unos carteles taurinos, en los que se vistió de torero para las fotografías.

Parece ser que alguien le hizo un insolente comentario en el que insinuaba que un estadounidense jamás sería capaz de torear, algo que ofendió e hirió el orgullo de Sidney y decidió probar suerte en el mundo del toreo, para demostrar que él, como neoyorquino era capaz de ponerse delante de un toro.

Por aquel tiempo se había cambiado el apellido por el de Franklin (el verdadero era ‘Frumkin’, pero no deseaba ser encontrado pro su padre) y además de hacer algunos pequeños trabajos como actor, llegó a aprender a torear y le surgió la oportunidad de demostrarlo participando en algunas novilladas en México, alcanzando cierto éxito que le abrieron las puestas de los cosos taurinos españoles.

Sidney Franklin fue un torero neoyorquino que debutó en España como novillero en 1929 (imágenes vía Wikimedia commons)
Sidney Franklin fue un torero neoyorquino que debutó en España como novillero en 1929 (imágenes vía Wikimedia commons)

Llegó a España por primera vez en junio de 1929 y solo en el siguiente medio año participó como novillero en un total de 14 festejos taurinos (en Madrid, Sevilla, Santander, Tarragona, San Sebastián, Bilbao, Ceuta o Cádiz, entre otros lugares).

Fue durante esa primera estancia en España cuando conoció a su paisano Ernest Hemingway, quien le abrió las puertas de algunos de los círculos más exclusivos de los intelectuales y alta sociedad española, por lo que Sidney Franklin se hizo rápidamente un hueco, siendo invitado a numerosos eventos y fiestas.

Su porte e imponente altura, además de ser torero y de origen estadounidense, hizo que estuviese continuamente acompañado por numerosas mujeres, algo que a él le venía de perlas para poder ocultar públicamente su homosexualidad (debemos tener en cuenta que hace un siglo el ser gay no estaba bien visto e incluso se perseguía a quienes practicaban la sodomía, tal y como se denominaba a las relaciones homosexuales por entonces).

El propio Ernest Hemingway (con quien coincidiría en diversas ocasiones) mencionó y alabó al joven torero neoyorquino en su novela ‘Muerte en la tarde’ de 1932, donde se puede encontrar cosas como: […] Es valiente con un sentido frío, sereno e inteligente del valor […][…] Es uno de los más hábiles, elegantes, diestros y lentos con la capa que torean hoy día […][…] Se encuentra entre los seis mejores matadores de España actuales […]

Varios fueron los viajes que realizó Sidney Franklin a España a lo largo de los siguientes años, siendo siempre tratado como una auténtica figura del toreo (a pesar de que todavía era novillero). Tras la Guerra Civil estuvo unos años sin visitar la Península Ibérica, aprovechando para compatibilizar su carrera taurina en América con su debut como actor en Hollywood, donde rodó algunas películas (interpretándose a si mismo, entre otras en ‘The kid from Spain’, en 1932, estrenada en España un año después como ‘Torero a la fuerza’). Algo que le fue de perla para irse recuperando de las lesiones de varias cogidas que había sufrido.

En 1945 se le presentó la oportunidad de volver a visitar España y, además, poder tomar la alternativa como torero en Madrid, en uno de los festejos más importantes (como he mencionado al inicio del post, como celebración de la efeméride del denominado como Alzamiento Nacional del 18 de julio de 1936).

En la prensa española de la época se publicaron numerosos artículos y entrevistas hablando maravillas de Sidney Franklin y decidiendo el torero neoyorquino quedarse a vivir durante una larga época en el país, donde se le colmaba de presentes y se le trataba como toda una celebridad.

Tras retirarse de los ruedos, a mediados de la década de 1950, decidió instalarse a vivir en Sevilla, donde abrió una escuela taurina.

A pesar de ser judío, uno de los motivos por el que se le trató bien en la España franquista fue su posicionamiento a favor del Bando Nacional durante la Guerra Civil, algo que le sirvió para enemistarse y distanciarse de Ernest Hemingway (quien defendió a los republicanos).

Pero hubo una cosa que las autoridades franquistas no quisieron perdonar a Sidney Franklin y fue enterarse de su condición de homosexual, siendo arrestado (tras aplicarle la famosa ‘Ley de vagos y maleantes’ que castigaba las conductas homosexuales), pasando nueve meses en prisión. Dicha detención se quiso disfrazar como un castigo por haber importado un automóvil extranjero y no haber regularizado la documentación.

Este fue el detonante para que Sidney Franklin decidiera abandonar España y no volver nunca más. En los siguientes años trabajó en Estado Unidos como conferenciante e incluso de comentarista en algunas corridas de toros que se retransmitían por televisión.

Sus últimos años fueron de olvido total, yendo a vivir a una residencia de ancianos de Brooklyn, en la que falleció el 26 de abril de 1976 a los 72 años de edad.

Fuentes de consulta e imágenes: nytimes / American Jewish Historical Society / plus61j / portaltaurino (1) / portaltaurino (2) / imdb / hispaniccouncil / hemeroteca abc / revista El ruedo - hemeroteca biblioteca digital Castilla y León (pdf) / Wikimedia commons

Más historias que te pueden interesar: