Las negociaciones secretas que desembocaron en el encuentro entre Biden y Xi en el G-20 de Bali

El presidente de EE.UU., Joe Biden y el presidente de China, Xi Jinping (Photo: MANDEL NGAN via Getty Images)
El presidente de EE.UU., Joe Biden y el presidente de China, Xi Jinping (Photo: MANDEL NGAN via Getty Images)

El presidente de EE.UU., Joe Biden y el presidente de China, Xi Jinping (Photo: MANDEL NGAN via Getty Images)

Los presidentes de EE.UU. y de China, Joe Biden y Xi Jinping, protagonizan este lunes en la isla indonesia de Bali un esperado encuentro que llega tras meses de negociaciones secretas y que empezó a gestarse en una llamada entre los dos líderes en julio, desvelaron este lunes funcionarios estadounidenses.

Biden y Xi hablaron en julio durante horas, en medio de la tensión por la inminente visita a Taiwán de la presidenta de la Cámara Baja de EE.UU., Nancy Pelosi, y en ese momento ambos destacaron el “valor” que tendría un encuentro cara a cara, según explicó entonces la Casa Blanca.

Fue ese el momento en el que los dos líderes pidieron a sus equipos que empezaran a preparar la reunión, que finalmente se producirá este lunes a las 17.30 hora local (09.30 GMT) en los márgenes del G20 en Bali (Indonesia).

Lo que siguió a la llamada entre Biden y Xi fueron “docenas de horas de diplomacia discreta entre bambalinas” y meses de negociaciones en las que los equipos de EE.UU. y de China intentaron llegar a acuerdos sobre el formato del encuentro y los temas que se abordarían, narraron los funcionarios.

“Cada uno de los temas asociados con esta cita, desde los asuntos de política exterior hasta la logística han sido evaluado con cuidado, negociados y acordados por las dos partes”, enfatizó una de las fuentes.

Uno de los momentos clave que aceleró el proceso fue el encuentro que el secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, tuvo en septiembre en Nueva York en los márgenes de la Asamblea General de Naciones Unidas con su homólogo chino, Wang Yi.

Ese cara a cara sirvió para crear la idea de que, después de un periodo contencioso entre las dos potencias, era necesario y “natural” que los dos líderes conversaran, especialmente teniendo en cuenta que ambos iban a coincidir en el G20 en Bali, detallaron los funcionarios.

Esas fuentes explicaron que las negociaciones hicieron que salieran a la superficie muchas de las diferencias entre las dos potencias, pero calificaron el proceso como “serio, sostenido y profesional”, ejemplo de la “tradición” de la diplomacia entre Estados Unidos y China. Consideraron, además, que esos intercambios, en sí mismos, ya tienen un valor muy importante para la relación bilateral.

De hecho, Biden llega a la reunión con el firme objetivo de establecer canales de comunicación con Xi para evitar malentendidos y establecer “unas reglas de circulación claras” que eviten que la competencia entre Pekín y Washington desemboque en conflicto, según los funcionarios.

Como fruto de las negociaciones, se ha acordado que los dos líderes se reunirán cara a cara acompañados por “un pequeño” grupo de asesores.
El intercambio contará con traducción simultánea y durará unas dos horas, según la Casa Blanca.

Sobre la mesa estarán las tensiones en torno a Taiwán y el Mar de la China meridional, así como los misiles de Corea del Norte y las tensiones comerciales, especialmente los aranceles que el expresidente Donald Trump impuso a las importaciones chinas y que Biden ha mantenido.

Será el primer encuentro en persona entre Biden y Xi desde que el estadounidense llegara a la Casa Blanca en enero de 2021, aunque ambos han mantenido cinco llamadas telefónicas en los últimos 20 meses.

La última vez que se vieron en persona fue en enero de 2017, cuando ambos coincidieron en el Foro Económico Mundial de Davos y Biden ejercía como vicepresidente de Barack Obama (2009-2017).

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...