Nuevas negociaciones en Francia tras cinco semanas de huelgas por las pensiones

"En huelga hasta la jubilación", se lee en una pancarta colgada a la entrada del colegio Voltaire de París el 10 de enero de 2020

El gobierno francés y los sindicatos reanudaron el viernes las negociaciones sobre la explosiva reforma de las pensiones del presidente Emmanuel Macron para intentar encontrar una salida a un conflicto social de más de cinco semanas que no da tregua.

Sin embargo, las expectativas de que se llegue a un acuerdo son escasas después de que el gobierno revelara en la madrugada del viernes que el proyecto de ley sobre la reforma contiene una polémica medida rechazada unánimemente por los sindicatos.

En efecto, para garantizar el equilibrio financiero del sistema, el gobierno prevé subir la edad de jubilación que da derecho a cobrar el 100% de la prestación de los 62 a los 64 años, una "línea roja" para los gremios de trabajadores.

Laurent Berger, secretario general del poderoso sindicato CFDT, el mayor de Francia, advirtió antes del encuentro que si esta medida permanece en el proyecto de ley "es claro que la respuesta es 'NO'".

Para mantener la presión sobre el ejecutivo, los sindicatos convocaron una nueva jornada de protestas y huelgas a nivel nacional el sábado.

El jueves, 452.000 personas, según el ministerio del Interior, 1,7 millones, de acuerdo a los sindicatos, se manifestaron en toda Francia, por cuarta vez en cinco semanas.

"Tenemos que intensificar nuestras acciones y otros sectores tienen que tomar el relevo", dijo a finales del jueves Benoit Teste, del sindicato de maestros FSU.

El sindicato de línea dura CGT, el más grande entre los trabajadores del sector público, comenzó esta semana a bloquear las refinerías y los depósitos de combustible, lo que despierta temores de una escasez de combustible.

Los servicios ferroviarios y el metro de París funcionaban parcialmente el viernes, cuando la huelga de los transportes, la más larga de la historia de Francia, cumple 37 días.

En Marsella, la principal estación de trenes estuvo paralizada durante dos horas el viernes por la mañana, después de que un grupo de un centenar de huelguistas descendiera a las vías del tren.

El gobierno ha dicho que atrasará hasta 64 la edad de jubilación para cobrar una pensión completa a partir de 2022, al menos que se encuentre otra manera para garantizar el equilibrio financiero del sistema.

Pero la mayor parte de los sindicatos y de las personas en las calles exigen el retiro total de la reforma que pretende también eliminar los 42 regímenes de pensiones que existen actualmente, organizados por profesiones, y fusionarlo en uno único.

No obstante, en las últimas semanas el gobierno ya ha hecho una serie de concesiones al personal policial y militar, así como a los pilotos y controladores aéreos, permitiéndoles seguir jubilándose de forma anticipada.