La negociación sobre Gibraltar entre la CE y el Reino Unido se pone en marcha

·4 min de lectura

Bruselas, 10 oct (EFE).- La negociación sobre la situación de Gibraltar tras el Brexit entre la Comisión Europea (CE) y el Reino Unido comienza en Bruselas este lunes, casi un años después de que Madrid y Londres cerraran un acuerdo provisional sobre el Peñón.

Gibraltar no está incluido en el pacto sobre la relación tras el Brexit que Londres y Bruselas lograron a finales del año pasado, por lo que se necesita consensuar un convenio separado.

España y el Reino Unido ya alcanzaron en la Nochevieja de 2020 un principio de acuerdo sobre el Peñón, pero está pendiente del tratado que puedan alcanzar la Comisión Europea y el Gobierno británico en cuestiones como el tránsito fronterizo.

Por ese motivo, en julio el Ejecutivo comunitario ya presentó su propuesta de mandato para la negociación, que los Estados miembros adoptaron de manera definitiva el martes pasado, tras analizarla e introducir ciertas modificaciones.

Después del visto bueno de los países, las conversaciones entre la CE y el Reino Unido se pueden poner en marcha, tal y como va a suceder este lunes.

"Tras la adopción del mandato (negociador sobre Gibraltar) por parte del Consejo de la Unión Europea (los países), la primera ronda de negociaciones tendrá lugar en Bruselas el 11 de octubre", escribió el viernes en Twitter el vicepresidente de la CE Maros Sefcovic, quien liderará el equipo negociador de Bruselas.

El político eslovaco se pronunció en ese sentido tras una "buena primera llamada" con la ministra de Exteriores del Reino Unido, Liz Truss.

"Esperando discusiones constructivas entre la Unión Europea (UE) y el Reino Unido con respecto a Gibraltar", afirmó Sefcovic.

Además de la ronda de octubre, ya están previstas otras dos tandas negociadoras en noviembre y una en diciembre.

Tal y como sucedió durante la negociación del acuerdo sobre la futura relación tras el Brexit el año pasado, las rondas de conversaciones se celebrarán de manera alternativa en Bruselas y Londres.

Tras publicarse la propuesta de la CE para el mandato negociador sobre Gibraltar en verano, el Reino Unido consideró que ese documento "socava la soberanía británica del Peñón" y "entra en conflicto con el acuerdo marco alcanzado con España" en Nochevieja.

Gibraltar también manifestó su oposición porque entendía que el proyecto de mandato dejaba el control de sus fronteras en el puerto y el aeropuerto en manos de España, y no de agentes europeos de Frontex, como se determinó en el principio de acuerdo alcanzado el 31 de diciembre.

El mandato que propuso la Comisión señalaba que el control y la vigilancia de las fronteras exteriores se realizarían en el puerto, el aeropuerto y las aguas de Gibraltar "y correrían a cargo de España".

El proyecto del Ejecutivo comunitario no mencionaba a Frontex, pero el comunicado que Bruselas divulgó cuando publicó en julio su propuesta de mandato sí precisaba que en circunstancias en las que sea necesario un mayor apoyo técnico y operativo, cualquier Estado miembro, incluido España, podrá solicitar la asistencia de la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas.

Además, el secretario de Estado español para la Unión Europea, Juan González-Barba, subrayó en septiembre que el Gobierno mantiene la intención de solicitar a Frontex asistencia.

Tras la publicación del proyecto de mandato por parte del Ejecutivo comunitario, los Estados miembros lo analizaron durante más de dos meses e introdujeron modificaciones que no se han precisado, puesto que la UE ha preferido no desvelar la versión definitiva de las directrices negociadoras.

Sin embargo, fuentes diplomáticas aseguraron la semana pasada que los cambios no son "sustanciales" y confiaron en que las negociaciones sobre Gibraltar duren "poco, meses", si bien señalaron que dependerá también "de los británicos".

El Gobierno de Gibraltar dijo el martes en un comunicado que "sigue firmemente comprometido con un tratado final que se base en el marco político previsto en el acuerdo de Nochevieja y seguirá trabajando de forma constructiva para lograr ese objetivo".

Indicaba, además, que "en el caso de que esto no fuera posible", también realiza "preparativos para mitigar algunos de los efectos de un resultado no negociado".

En septiembre, el Reino Unido también alertó de que comenzaría a diseñar una solución "no negociada" sobre Gibraltar, ante la posibilidad de que fracasen las negociaciones con la UE.

"Es importante que tratemos de hacer progresos, pero pienso que es igualmente importante que al mismo tiempo hagamos preparativos en ese sentido", advirtió ante un comité de la Cámara de los Comunes la secretaria de Estado británica para Europa y las Américas, Wendy Morton.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente