¿Pueden negarte la entrada a una tienda por no llevar mascarilla?

·3 min de lectura
Imagen de archivo de una mujer con mascarilla comprando en una tienda. (Photo: aquaArts studio via Getty Images)
Imagen de archivo de una mujer con mascarilla comprando en una tienda. (Photo: aquaArts studio via Getty Images)

Imagen de archivo de una mujer con mascarilla comprando en una tienda. (Photo: aquaArts studio via Getty Images)

Algunos con alegría, otros con cautela, pero todos los españoles se han enfrentado este miércoles al primer día en el que ha decaído la obligatoriedad de la mascarilla en interiores, tras 700 días en los que su uso ha estado vigente.

El Real Decreto, publicado a primera hora en el Boletín Oficial del Estado, recoge los tres supuestos en los que habrá que seguir utilizándola: en centros sanitarios, farmacias y centros de transfusión; centros sociosanitarios y en el transporte público, incluidos los espacios cerrados de buques y embarcaciones cuando no se pueda mantener la distancia de seguridad —aunque no habrá que ponérsela en los andenes y accesos a las estaciones—.

“En el resto de supuestos la gente no tiene la obligación, nos liberan de ello, pero la ley deja recomendaciones de un uso responsable de la mascarilla apelando a la responsabilidad individual”, explica Araceli Durán, abogada de Legálitas.

Sin embargo, surge la duda de si un empresario, acogiéndose al derecho de admisión, puede negar la entrada a su establecimiento a quien no lleve mascarilla puesta. Según aclara Durán, podría darse el caso siempre y cuando “así lo anuncie” y cuente con “el permiso de la Administración”.

Los dos requisitos que deben cumplirse

En otras palabras, el propietario del establecimiento puede reservarse el derecho de admisión —que se aplica cuando el dueño excluye a terceros del acceso al mismo por razones objetivas y justificadas— por lo que sí puede limitar la entrada en su local a las personas sin mascarilla y que podría estar justificado por el uso de un espacio cerrado en los que las personas transitan o permanecen un tiempo prolongado, apunta Legálitas en un comunicado.

La abogada recalca esa necesidad de solicitar de ese “permiso explícito de la Administración” justificando el riesgo de contagio, ya sea por poca ventilación o que no se pueda garantizar la distancia interpersonal de 1,5 metros, para poder acogerse a la reserva del derecho de admisión.

Podría darse el caso siempre y cuando el empresario así lo anuncie y cuente con el permiso de la Administración

El otro requisito es informar mediante un cartel visible en la entrada del establecimiento por causas objetivas y justificadas. De no ser así, desde el servicio de asesoría jurídica subrayan que se podría incurrir en una infracción administrativa si se impide la entrada de forma arbitraria o abusiva.

Esto aplica tanto para comercios como para otro tipo de negocios, como podría ser un gimnasio o una academia.

Dudas sobre la mascarilla en el ámbito laboral

Según la nueva norma, en el ámbito laboral, con carácter general, no es obligatorio el uso del cubrebocas. Legálitas recuerda que serán los responsables en materia de prevención de riesgos laborales, tras una evaluación, los que podrán determinar medidas preventivas, incluido el posible uso de la mascarilla si, por ejemplo, la distancia de 1,5 metros no se cumple o no pudiera garantizarse la adecuada ventilación del espacio.

Esta misma mañana, la ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha aclarado otra duda que había surgido en las últimas horas sobre el uso de la mascarilla en los trabajos.

En una entrevista en Onda Cero ha señalado que las empresas no evaluarán la necesidad de usarla o no por la evolución de la pandemia, sino por las características del puesto de trabajo como las ya mencionadas ventilación y distancia de seguridad. Todo “dependerá del puesto y el entorno” y serán los servicios de prevención de cada una los que hagan esa evaluación.

En las empresas pequeñas que no dispongan de departamento de riesgos laborales, la regla general es que no se lleve la mascarilla

En las empresas pequeñas que no dispongan de departamento de riesgos laborales, Darias indicó que “la regla general es que no se lleve la mascarilla”.

La ministra apeló al uso responsable de este elemento de protección y reiteró que “es el momento oportuno” para su retirada en interiores, debido a “la altísima cobertura vacunal de nuestro país” que ha permitido “un cambio en el sistema de vigilancia de la pandemia”.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente