"Los negacionistas de la vacuna de la democracia", por Marta Flich

·1 min de lectura
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Hay quien se queja de la nueva Ley de Memoria Democrática y pretende reemplazarla por otra en la que se establezca una equidistancia entre antidemocracia, es decir, fascismo, y democracia. ¿Cómo puede ser?

No puede haber equidistancia, salvo que el objetivo sea no incomodar a la “necesaria” ultraderecha. Es como pretender que haya una equidistancia entre terraplanistas y científicos, o entre curanderos y médicos.

¿La solución? Educación, educación, y educación. Pública, por aquello de la igualdad de oportunidades. ¿El problema? Hay quien lo primero que hacer cuando llega al poder es reducir la inversión en lo público, ya sea sanidad o educación. ¿Puede que el objetivo sea no tener un pueblo más inteligente y preparado?

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

👇 MÁS MARTA FLICH 👇

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente