A los negacionistas belgas se les va la violencia de las manos

·3 min de lectura

Unas 50.000 personas, según la policía, salieron a protestar este 23 de enero en las calles de Bruselas contra las medidas restrictivas establecidas por el gobierno de Bélgica para evitar la propagación de la pandemia del coronavirus. La manifestación terminó con enfrentamientos brutales entre los participantes y las fuerzas de seguridad.

Los manifestantes prenden fuego a una de las barricadas que montaron en las calles de Bruselas. (Foto: Nicolas Economou / NurPhoto / Getty Images).
Los manifestantes prenden fuego a una de las barricadas que montaron en las calles de Bruselas. (Foto: Nicolas Economou / NurPhoto / Getty Images).

La manifestación, que había sido autorizada por el alcalde de la ciudad, el socialista Philippe Close, comenzó a las 11:00 horas en la Estación del Norte de la capital belga y, en principio, iba a finalizar en los jardines del Cincuentenario. Fue justo en ese parque donde comenzaron los actos violentos.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

Los manifestantes arrojaron proyectiles a los agentes de la policía belga y estos respondieron con cañones de agua y con gases lacrimógenos para tratar de dispersarlos. Las imágenes de los enfrentamientos son impactantes.

Antes de las 15:00 horas los agentes habían pedido la disolución del acto, pero para entonces la violencia ya estaba instalada en el Parque del Cincuentenario con encapuchados arrojando todo tipo de objetos y la policía persiguiéndolos mientras las tanquetas arrojaban agua para dispersarlos.

En medio de los disturbios algunos agentes quedaron aislados y los violentos aprovecharon para agredirlos con mobiliario urbano y cualquier cosa que encontraban a su paso.

Los manifestantes crearon barricadas y les prendieron fuego en algunas calles de la capital belga para impedir el paso de la policía, que trataba de abrirse paso para evitar los disturbios.

Los violentos comenzaron a destrozar varios edificios, resultando uno de los más dañados el del Servicio de Acción Exterior, que acoge el despacho del alto representante para la Política Exterior de la Unión Europea, Josep Borrell.

Los disturbios se saldaron con 70 detenidos, 22 manifestantes heridos y tres policías en el hospital. La manifestación había sido convocada por la organización Europeos Unidos por la Libertad bajo el lema ‘Por la libertad, la democracia y los derechos humanos, nos mantenemos unidos’. Reunió a negacionistas, activistas antivacunas, fuerzas de extrema derecha o anarquistas y se vieron banderas de varios países de todo el continente.

Los manifestantes portaban pancartas con críticas a los Gobiernos, la vacunación o el certificado Covid digital y gritaban consignas en favor de la libertad.

EN VÍDEO | “Estafadores, asesinos y genocidas”: los 'piropos' de una negacionista a una caravana de vacunación en Gran Canaria

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente