Nanorobots que buscan, localizan y destruyen tumores cancerígenos en solo unas horas

Nanorobots que detectan tumores y les cortan los nutrientes | imagen Arizona State University-ASU

Estas últimas semanas han llegado cargadas de grandes noticias en la lucha contra el cáncer. Hace tan solo unos días informábamos de una nueva terapia que había conseguido eliminar por completo tumores cancerígenos en ratones en poco más de 24 horas, ayer se publicaba además un nuevo avance en las técnicas de CRISPR que permitirá no solo modificar genes sino también detectarlos, abriendo aplicaciones muy esperanzadoras para el diagnóstico temprano de numerosas enfermedades, y hoy os traemos otro trabajo realmente sorprendente de la mano de un campo que ofrece grandes posibilidades: la bionanotecnología.

El trabajo se ha publicado en Nature Biotechnology y ha sido realizado conjuntamente por la Arizona State University (EEUU) y el Centro Nacional de Tecnología de China. Se trata de diminutos nanorobots, de apenas 90 por 60 nanómetros, que actúan como detectives del ADN buscando, detectando y finalmente ahogando los tumores cancerígenos.

La mayor dificultad en estos casos es conseguir destruir las células cancerígenas sin que las células sanas se vean dañadas, por eso la clave está en desarrollar “policías” eficientes y precisos capaces de actuar solamente en las zonas afectadas por el tumor.

Los nanorobots de ADN localizan el tumor y se depliegan para “ahogarlo” | imagen Arizona State University-ASU

Y la pista la encontramos en el exceso de una proteína, llamada nucleolina, que se produce de manera masiva en la superficie de las células tumorales, sirviendo de marcador para localizar las zonas afectadas.

Una vez que tenemos el señuelo, los investigadores han desarrollado unos nanorobots compuestos de fragmentos de ADN capaces de detectar el tumor. Estos pequeños policías se inyectan en el torrente sanguíneo, localizan el exceso de nucleolina y una vez allí se despliegan para empezar a hacer su trabajo.

Y su trabajo es comparable al de un “albañil” construyendo una presa. En su interior llevan una enzima, llamada trombina, que ayuda a coagular la sangre y que rápidamente forma una barrera en el flujo sanguíneo que alimenta al tumor… sin sangre que proporcione nutrientes, el tumor se ahoga y se marchita en apenas unas horas.

Así funciona el proceso:

Thrombin-loaded DNA Nanorobot from ASU Biodesign Institute on Vimeo.

Por el momento, y como es normal en las primeras fases de desarrollo, los trabajos publicados han demostrado su eficacia en ratones, no obstante, dado que el sistema no afecta a células sanas y no han surgido complicaciones, los análisis clínicos en humanos podrían ser realidad en un futuro cercano.

Cada día aparecen más y más avances en la lucha contra los diferentes tipos de cáncer, la investigación ha proporcionado más años de vida y ya hemos conseguido terapias efectivas para muchas clases de cáncer. La cuestión ahora es continuar por ese camino, invertir en conocimiento e investigación, porque tarde o temprano llegaremos a ganar esta batalla.

Referencias científicas y más información:

Suping Li, Qiao Jiang, Yuliang Zhao et al. “A DNA nanorobot functions as a cancer therapeutic in response to a molecular trigger in vivo” Nature Biotechnology doi:10.1038/nbt.4071

Arizona State University “Cancer-fighting nanorobots programmed to seek and destroy tumors” Eureka Alert