Nancy Pelosi critica a Azerbaiyán por choques con Armenia; Bakú la acusa de desestabilizar la región

·4 min de lectura
© via Reuters - Asamblea Nacional de Armenia

En el marco de su visita a Armenia, Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, condenó a Azerbaiyán por los “ataques mortales” de la última semana en territorio armenio. Por su parte, el gobierno azerí rechazó los comentarios de la política estadounidense y la acusó de poner en peligro la seguridad de la región del Cáucaso Sur.

Desde Ereván, capital de Armenia, donde se encuentra de visita desde este sábado, Nancy Pelosi rechazó enérgicamente los enfrentamientos de la semana pasada en la frontera entre Azerbaiyán y Armenia. Aseguró que Washington pudo confirmar que el ataque fue provocado por Azerbaiyán y prometió ayudar a Armenia para “no permitir el cambio de sus fronteras”.

"El Congreso ha redactado una resolución que condenará la agresión azerbaiyana", agregó Pelosi durante una rueda de prensa este domingo.

Una delegación del Congreso de Estados Unidos, encabezada por la presidenta de la Cámara de Representantes, llegó el pasado sábado a Armenia con el fin de aumentar la presencia de ese país en la región y mediar en el conflicto.

"Desde Estados Unidos hasta Ucrania, Taiwán y Armenia, el mundo se enfrenta a elegir entre democracias y autocracias y debemos elegir nuevamente la democracia", escribió Pelosi, quien enfureció a China con un viaje a Taiwán en agosto de este año.

Por su parte, este domingo el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, pidió mediante una llamada telefónica al presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, respetar un acuerdo con su vecino que entró en vigor el pasado 14 de septiembre para detener los enfrentamientos.

También hablaron sobre la importancia de llegar a un acuerdo duradero que permita la consolidación de la paz, luego de más de tres décadas de relaciones hostiles.

Blinken “instó al presidente Aliyev a adherirse al alto el fuego, retirar las fuerzas militares y trabajar para resolver todos los problemas pendientes entre Armenia y Azerbaiyán a través de negociaciones pacíficas", dijo el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, en un comunicado.

Alen Simonián, presidente del Parlamento armenio agradeció la ayuda de Estados Unidos y pidió imponer sanciones a Azerbaiyán para frenar sus “ambiciones expansionistas”.

Por su parte, Azerbaiyán rechazó los comentarios de Pelosi y aseguró que la presidenta de la Cámara está poniendo en peligro la paz de la región.

“Las acusaciones infundadas e injustas de Pelosi contra Azerbaiyán son inaceptables”, dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores mediante un comunicado.

“Este es un duro golpe a los esfuerzos por normalizar las relaciones entre Armenia y Azerbaiyán”, agregó el Ministerio, calificando los comentarios de Pelosi como “propaganda armenia”.

Pelosi continuó con su agenda en el país del Cáucaso Sur, donde se reunió con el primer ministro armenio, Nikol Pashinián, quien mostró su agradecimiento a la política estadounidense y por el apoyo a la "agenda democrática" de Armenia.

Azerbaiyán se defiende mientras Armenia pide ayuda

La tensión se produce luego de que el pasado martes 13 de septiembre se registraran ataques entre las fuerzas armenias y azerbaiyanas, dejando un saldo de 210 militares muertos de ambos bandos. Bakú aseguró que se trataba de una “provocación a gran escala” por parte de Ereván.

Armenia denunció que Azerbaiyán bombardeó al menos seis asentamientos en la frontera, atacando infraestructura civil y militar con la ayuda de drones y armas de alto calibre.

La lucha "fue iniciada por los azeríes y tiene que haber un reconocimiento de eso", dijo Pelosi.

Azerbaiyán, respaldado por Turquía, ha negado las acusaciones y ha dicho que las unidades de sabotaje armenias intentaron atacar sus posiciones, desencadenado la respuesta armada de sus soldados.

Un conflicto histórico

Desde la disolución de la Unión Soviética y la creación de nuevas repúblicas, Azerbaiyán y Armenia han tenido una larga disputa por el control de la región de Nagorno Karabaj, reconocida internacionalmente como parte de Azerbaiyán, pero históricamente poblada por armenios.

Durante una guerra de seis semanas en 2020, Bakú recuperó una gran cantidad de territorio de Nagorno Karabaj, hasta entonces controlado por fuerzas armenias.

Rusia ha sido el principal aliado militar de Armenia, cuenta con una base militar al norte del país, además de una larga historia de cooperación. Sin embargo, la relación ha sufrido tensiones desde la elección de Pashinián como primer ministro y no pasa por su mejor momento. En el 2020 Moscú medió para lograr un acuerdo de paz entre Armenia y Azerbaiyán en la región de Nagorno-Karabaj.

El pasado viernes el presidente ruso Vladimir Putin dijo que su país tiene los recursos suficientes para mediar en el conflicto de las dos naciones exsoviéticas, por lo cual, decidió enviar una misión de monitoreo.

Con EFE y AP