Nadler, un viejo enemigo de Trump que aportará saber legal al juicio polítco

Acompañados por varios delegados de la Cámara, el sargento de armas, Paul Irving (d), y la secretaria de la Cámara Baja de EE.UU., Cheryl Johnson (c), fueron registrados este miércoles al trasladarle los artículos del juicio político contra el presidente Donald Trump a la secretaria del Senado, Julie Adams, en la sede del Capitolio en Washington DC (EE.UU.). EFE/José Luis Magana

Washington, 15 ene. (EFE).- El legislador demócrata Jerry Nadler fue elegido este miércoles como uno de los "fiscales" del juicio político contra el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aunque su antagonismo se remonta a la década de los noventa cuando el mandatario era un magnate multimillonario, todavía lejos de cualquier aspiración presidencial.

El propio Nadler se vanagloria de ser uno de los más oponentes más antiguos de Trump, ya que en 1990 fue uno de los principales detractores a sus proyectos inmobiliarios en la parte occidental de Manhattan, según apunta el diario The New York Times.

OBJETIVO: ABRIR UN JUICIO POLÍTICO CONTRA TRUMP

Antes de que se abrieran en septiembre pasado las investigaciones por las presiones del presidente a Ucrania, Nadler intentó sin éxito durante meses presentar un caso de "impeachment", como se conoce en inglés el juicio político, contra Trump por la llamada trama rusa.

Para ello, Nadler tomó como punto de partida el informe del fiscal especial sobre la trama rusa, que no halló pruebas de una injerencia del Kremlin en las elecciones presidenciales de 2016 en EE.UU. pero dejó la puerta abierta a una posible obstrucción a la Justicia por parte de Trump.

Tal es la animadversión que profesan el uno frente al otro, que Trump se burló de él y lo llamó el "gordo Jerry" hace unos meses en una reunión privada en la Casa Blanca con los republicanos de la Cámara Baja. Nadler se sometió a una operación de reducción de estómago en 2000 que le ayudó a perder 45 kilogramos.

UNA LABOR SILENCIOSA PARA ESCRIBIR LA LETRA PEQUEÑA

En el caso de juicio político contra el presidente por presiones a Ucrania, la labor de Nadler al frente del Comité Judicial de la Cámara Baja ha sido proporcionar la base legal y constitucional para presentar las acusaciones de abuso de poder y obstrucción al Congreso; y se espera que desempeñe un papel similar en el equipo de "fiscales" cuando el proceso de destitución arranque en el Senado.

En línea con esta función de garante para cumplir la legalidad y la Constitución, Nadler subrayó en una intervención que "Trump ha rechazado permitir que ningún documento sea entregado a la Cámara Baja", en respuesta a las citaciones judiciales de los legisladores, lo que, en su opinión, impide que haya un juicio político justo contra él en el Senado.

La revista "The Atlantic" comparaba este miércoles la labor silenciosa de Nadler durante la investigación de juicio político con la del presidente del Comité de Inteligencia, Adam Schiff, quien ha visto desfilar los testigos de la causa delante de las cámaras de televisión durante las pesquisas.

Esta no es la primera vez en su larga carrera político que Nadler se ve implicado en un proceso de juicio político a un presidente, ya que fue testigo de primera mano del proceso contra el expresidente Bill Clinton (1993-2001), cuando se opuso a los cargos contra él como miembro de la minoría demócrata Comité Judicial de la Cámara Baja.

GRAN ORADOR, ANTIARMAS Y DEFENSOR DE ISRAEL

Con su acento nasal neoyorquino, Nadler es un orador clásico en el Congreso. "The Atlantic" recuerda una sesión en la Asamblea Estatal de Nueva York en la que este político, de credo judío, debatía con un colega demócrata sobre si la tradición religiosa judía perdona la pena de muerte y repitió de memoria pasajes enteros del Talmud para defender su punto de vista.

Este legislador de 73 años, hijo de un criador de pollos, lleva desde 1992 en el Congreso y representa a un distrito que va desde el Upper West Side de Manhattan hasta el enclave ortodoxo judío de Borough Park, en Brooklyn.

Durante este tiempo, se le ha conocido como un opositor a la ampliación de los poderes de la Policía para combatir el terrorismo y a la poderosa Asociación Nacional del Rifle, y por su defensa de los derechos de las mujeres.

Casado y con un hijo, la Biblioteca Virtual Judía destaca, además, que Nadler es un firme partidario de Israel y, "como representante de la mayor y más diversa comunidad judía de los distritos congresionales de EE.UU.,ha sido un líder franco contra el antisemitismo y continúa liderando varios esfuerzos para impedir el creciente antisemitismo".