Nadal-Gasquet, el Rey contra el príncipe que nunca llegó a reinar

·3 min de lectura

A comienzos de los años 2000, Rafael Nadal y Richard Gasquet estaban considerados como las grandes promesas del tenis mundial. Dos décadas más tarde y tras dos carreras bien diferentes, volverán a enfrentarse, el jueves en Roland Garros.

"Es simplemente alucinante, para mi es fabuloso volver a jugar contra él", declaró el martes el francés, que llegó a ocupar el puesto 7 del ranking, pero que nunca llegó a confirmar las expectativas depositadas en él.

"Es bueno que, a estas alturas de nuestras carreras, podamos enfrentarnos de nuevo. Será un partido importante para los dos", declaró por su parte el español, convertido en el mejor jugador de la historia sobre arcilla y número 1 mundial durante 209 semanas.

En 1999, cuando se enfrentaron por primera vez en el torneo Petits As, en el que juegan los mejores tenistas de 10 a 13 años, hubiese sido muy complicado apostar por un ganador. Actualmente es todo lo contrario. Solo un loco pondría un euro por la victoria de Gasquet.

Ambos son del mismo año, 1986, y nacieron con apenas quince días de diferencia. Nadal festejará su 35 cumpleaños el jueves en la pista y Gasquet lo hará el 18 de junio, apenas cinco días después de la final de Roland Garros, que el español sueña con jugar y poder levantar una 14ª Copa de los Mosqueteros.

En estos casi 20 años de carrera y a nivel de torneos y reconocimientos, las carreras de ambos han ido alejándose cada vez más.

Mientras Nadal ha conquistado 88 títulos en su carrera y ha alcanzado 20 Grand Slam (récord compartido con Roger Federer y que espera superarlo en este Roland Garros), mientras que Gasquet ha logrado 15 trofeos y una semifinal en Wimbledon (2007) como mejor resultado en un 'grande'.

"Nos conocemos desde pequeños (...) Desde entonces, tanto él como yo, hemos tenido unas carreras largas y exitosas", dice con humildad Nadal, aunque los números le desmienten: desde que perdió ante Gasquet en Tarbes hace 22 años, el francés (actual número 53) nunca le ganó en el circuito profesional en los 16 enfrentamientos previos entre ambos y, desde 2008, ni siquiera pudo ganarle un set al español.

- Misión (casi) imposible -

Para Gasquet es misión casi imposible derrotar al número 3 del mundo y favorito absoluto en el torneo parisino, que se disputa en tierra batida, una superficie donde la derecha con mucho bote del mallorquín desactiva el mejor arma del francés, el revés en diagonal.

"Es el gran problema que tengo con él. Tengo otros, pero en todo caso, es sobre todo ese el que más daño me hace", admite el galo, que no duda en alabar a su rival: "Es quizás el mejor jugador de la historia".

Gasquet, no obstante, tampoco esconde su frustración, al ser "el único (jugador) al que no he conseguido ganar nunca". "Haber perdido tantas veces es muy desagradable, muy difícil para mí. Estoy muy decepcionado con esta estadística de mi carrera", reconoce.

Ya en 2005, cuando se enfrentaron por primera vez en el circuito ATP, "me di cuenta rápidamente de que era un extraterreste". "Salí de la pista y le dije a mi padre: 'Se acabó, es el nuevo ganador de Roland Garros, no caben dudas'", recuerda Gasquet.

Y no se equivocó. Desde entonces, Nadal suma 13 títulos en París, con 101 victorias en 103 partidos disputados, y sigue siendo el gran favorito para ganar un torneo, en el que el mejor resultado de Gasquet fue unos cuartos de final en 2016.

El francés, no obstante, espera hacerlo mejor que la última vez que se enfrentaron en París, en una tercera ronda de 2018, cuando el español le dio un "repaso" (6-3, 6-2 y 6-2 en menos de dos horas).

No obstante, Gasquet no quiere darle muchas vueltas a la cabeza. "Solo tengo ganas de hacer un gran partido" en la que podría ser su última aparición en Roland Garros, porque ya piensa en la retirada, una palabra que Nadal no parece conocer por ahora.

dep/ig/mcd/dr