Mutilación genital: una amenaza real para 761 niñas africanas en Canarias

·4 min de lectura

Santa Cruz de Tenerife, 19 nov (EFE).- La asociación Dimbe para erradicar la ablación femenina, asentada en Fuerteventura, reclama un protocolo propio de actuación y prevención contra esta práctica en Canarias, donde estima que hay 761 niñas de 0 a 14 años en riesgo de sufrirla.

La presidenta de Dimbe, Hawa Touré, asegura en una entrevista con Efe que este protocolo debe ir dirigido tanto a las niñas en riesgo, muchas de las cuales son llevadas a sus países en vacaciones para practicarle la mutilación de sus genitales, como a las mujeres que ya han sido sometidas a esta práctica y sufren problemas de salud derivado de ello.

La mutilación genital femenina, definida por la Organización Mundial de la Salud como “todos los procedimientos que, de forma intencional y por motivos no médicos, alteran o lesionan los órganos genitales femeninos”, es una práctica aceptada socialmente en 31 países, 27 africanos, principalmente del África subsahariana, a pesar de estar prohibida en la mayoría de ellos.

Touré, víctima de la mutilación genital cuando tenía 10 años, insiste en la sensibilización de las mujeres africanas que viven en Canarias para que no permitan que a sus hijas le hagan lo que a ella: que una extraña cogiera una hojilla para hacerle unos cortes en sus genitales, lo que le ha ocasionado graves problemas ginecológicos y psicológicos.

También es importante dar a conocer la gravedad de esta práctica, que implica la extirpación parcial o total de los genitales externos femeninos, a los hombres, pues no solo afecta al placer sexual sino que puede llevar a la muerte a sus hijas, como le sucedió a la hermana de Touré, quien casi fallece por una hemorragia.

Los problemas posteriores a los que se enfrentan son variados, dependiendo del tipo de mutilación que tengan y su gravedad, si bien algunos de los más comunes son las fístulas, fibrosis por mala cicatrización, infecciones de orina de repetición, quistes infecciosos en la zona y dolor en las relaciones sexuales.

Las mujeres con sus genitales mutilados también pueden ser más proclives a abortos, reglas muy dolorosas, retención de orina por daños ocasionados en la uretra e, incluso, que su embarazo no llegue a buen término o acabe en cesárea.

Por ello, las autoras de un estudio sobre la mutilación genital femenina publicado este año en la Revista Española de Salud Pública de la enfermera de Atención Primaria Nieves Correa, en colaboración con Delia Báez, adscrita al servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Universitario de Canarias (HUC), reclaman que estas mujeres sean atendidas en la salud pública por un equipo multidisciplinar, como ya ocurre la Comunidad Valenciana.

Asimismo, indican que tendrían que ser informadas sobre la reconstrucción genital, intervención que se realiza en la sanidad pública de Cataluña y la Comunidad Valenciana desde 2015 y 2016, respectivamente, asegura Nieves Correa en declaraciones a Efe.

La enfermera afirma que en Canarias, donde viven alrededor de 4.500 mujeres procedentes de países donde se practica la mutilación femenina -lo que la sitúa en la sexta región española con más población de países de riesgo-, es una de las pocas comunidades autónomas que aún no ha desarrollado un protocolo propio de actuación y prevención.

Según esta investigación, los sanitarios que trabajan en Tenerife, en general, tienen una falta de conocimiento sobre la práctica, su tipología, los países donde se realiza o las razones por las que se lleva a cabo.

La portavoz de Dimbe, dedicada en cuerpo y alma a alzar la voz contra esta práctica a través de campañas de sensibilización dirigidas no solo a la población susceptible sino también a los sanitarios, va más allá y reclama un control de las niñas que viven en Canarias y van a África en vacaciones.

Aunque sus madres cuando están en Canarias dicen que no les van a hacer la mutilación a sus hijas, cuando llegan a África, por presión social, acaban accediendo y las exponen a "esta atrocidad" que una vez de vuelta la mayoría calla por vergüenza para evitar ser estigmatizadas y sufren sus consecuencias en silencio.

"Vuelven al colegio con heridas que sangran y duelen y nadie se entera de ello", denuncia Touré, partidaria de que los sanitarios estén en alerta para poder evitar que esto suceda.

Belén Rodríguez

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente