Las mutaciones de Ómicron: ¿qué la diferencia y qué la acerca a otras variantes?

La variante Ómicron del coronavirus tiene cerca del triple de mutaciones en la proteína de espícula, la parte clave para que el virus infecte las células y para que nuestro sistema inmune responda. Sin embargo, no solo se trata de cuántas mutaciones tiene una variante sino de cuáles.

Detrás de la alarma generada por la aparición de la variante Ómicron se esconden trozos minúsculos de genoma: las mutaciones en el ARN del virus del Covid-19. Eso fue lo que alertó primero a los científicos sudafricanos que detectaron la variante. Ómicron tiene unas cincuenta mutaciones en total, la mayoría de las cuales son únicas, y hasta la fecha es la más distinta al virus que se originó en Wuhan.

Todavía a la espera de descubrir más sobre la variante, hay algo que preocupa especialmente a la comunidad científica: las mutaciones en la proteína de espícula. Esta proteína es la llave que usa el virus para penetrar en las células e infectarlas. Además, también es el blanco de nuestro sistema inmune, el "carnet de identidad" que le permite reconocer el agente invasor y combatirlo. Muchos cambios en la espícula podría significar que el virus tiene más capacidad para infectar y que la respuesta inmune puede fallar.

Precisamente, Ómicron tiene una treintena de mutaciones en esa proteína. Las variantes Alfa, Beta, Gamma o Delta, conocidas por ser más contagiosas que la variante original, no llegan a tener diez.

Sin embargo, no sólo se trata del número de mutaciones, sino del tipo de mutaciones. Por ejemplo, Ómicron comparte dos mutaciones con Beta y Gamma, unos cambios genéticos que sabemos que hacen que una variante sea más contagiosa. En cambio, Delta no tiene ninguna de esas dos mutaciones, pero es la que ha terminado prevaleciendo en la mayoría de países.

¿Cómo modificar las vacunas frente a nuevas variantes?

Esos microscópicos cambios también tienen la clave de la victoria o la derrota de las vacunas sobre Ómicron (aunque probablemente la realidad se aleje de los blancos y negros y se acerque a los grises). Los fármacos existentes enseñan al cuerpo a reaccionar contra la variante de virus del Covid-19 surgida en Wuhan, y es por eso que pierden algo de efectividad contra las demás variantes, especialmente contra la Delta.

A pesar de esto, las vacunas siguen siendo altamente útiles contra las hospitalizaciones y la muerte, un hecho que parece mantenerse frente a Ómicron, según las conclusiones preliminares de la Red de Vigilancia del Genoma Sudáfrica.

La mayoría de farmacéuticas se han apresurado a decir que tendrán nuevas versiones de sus fármacos diseñadas contra Ómicron en los próximos meses. Lo mismo dijeron inicialmente contra Beta y contra Delta, aunque finalmente no fue necesario.

Pero, ¿qué pasaría si llegara un punto en que las vacunas deban modificarse a raíz de una nueva variante? Las compañías llevan meses entrenándose para esa situación con las variantes existentes, haciendo pruebas y coordinándose con los entes reguladores para responder en caso de que haga falta. Es por eso que sí podríamos esperar una nueva versión de las vacunas en los próximos meses.

Podría ser especialmente rápido en los casos de vacunas de ARN mensajero, como la de Pfizer/BioNTech y Moderna, y en las de vectores virales, como AstraZeneca o Sputnik V. En ambas tecnologías, modificar el fármaco consistiría en incluir un trozo de la información genética del virus del Covid-19 que contenga las mutaciones nuevas.

En el caso de las vacunas de virus inactivado, como Sinovac, la tecnología más tradicional, el proceso podría ser algo más largo, precisamente porque debería aislarse el virus y atenuarlo hasta que no sea nocivo para las personas.

La amenaza puede llamarse Ómicron o puede llegar bajo una nueva letra del alfabeto griego, pero no estamos en marzo de 2020 y la comunidad científica está preparada para responder.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente