Encuentran una mutación en el Covid-19 que puede provocar errores de detección en los test PCR

J Toledo y José de Toledo
·4 min de lectura
(Photo by Gavriil Grigorov\TASS via Getty Images)
(Photo by Gavriil Grigorov\TASS via Getty Images)

Si algo tenemos que tener claro para controlar la pandemia es que hace falta trazar los casos. Enterarse de quién lo tiene, buscar a la gente con la que haya tenido contacto y realizarles la famosa prueba de la PCR – y mascarilla, distancia social y todo el confinamiento que nos podamos permitir, claro. Por eso es tan preocupante el artículo que acaba de salir, que muy en resumen dice que hay una mutación del virus que hace – o puede hacer – que algunos de los tests comerciales no detecten el virus.

Para entender este nuevo estudio debemos tener claro qué es una mutación recurrente. Cuando los científicos hablan de una mutación, se refieren a un cambio al azar en el material genético de un organismo. En el caso del SARS-CoV-2 que provoca la COVID-19, en el ARN del virus.

Pero que una mutación sea un cambio al azar no significa que no haya algunos cambios que sean más probables que otros. Tanto el ADN como el ARN tienen bases nitrogenadas – además de un azúcar y un ortofosfato -, y estas bases son a las que llamamos las “letras” del genoma.

Estas bases nitrogenadas tienen una estructura química particular, una distinta para cada “letra”. A grandes rasgos, se dividen en dos grupos, purinas y pirimidinas, dependiendo de la familia de sustancias químicas a las que pertenecen. Algunas bases, precisamente por su estructura química, tienen más probabilidad de cambiar. Y de hecho, unas bases mutan con más frecuencia en otras.

Vale, entonces ¿cómo llamamos a un cambio que se da de manera probable entre dos letras? Si ocurre en el mismo punto del genoma, se llama mutación recurrente. Simple de entender: un cambio de “letra” en el material genético que sucede en el mismo lugar en distintos individuos de manera completamente independiente.

Bien, pues eso es lo que ocurre en el caso del que hablamos. Han detectado una mutación recurrente en el genoma del coronavirus. En concreto, por si alguien tiene la curiosidad, una transición de citosina a uracilo (C-to-U) en la posición 26.340 del ARN del virus.

El problema es que esa posición 26.340 queda justo en una de las secuencias que se usan para detectar el virus mediante la prueba de la PCR, en concreto en el gen-E. La PCR en realidad lo que hace es copiar un gran número de veces una secuencia de ADN – o de ARN si antes lo pasamos a ADN, como en el caso de la COVID-19. El test del coronavirus lo que hace es buscar las secuencias que conocemos, las que “le decimos” que busque, entre esas copias exactas que hace la PCR.

Normalmente los test de PCR buscan dos genes distintos, dos secuencias. Fijarse sólo en una secuencia no es una buena idea. Si por lo que sea esa secuencia genera un problema – porque el genoma que se ha obtenido del paciente se haya degradado, por ejemplo – la prueba no detectaría el virus. Pero meter demasiadas dianas, secuencias genéticas que buscar, hace que los test sean mucho más caros y lo que es peor, lentos. Más fiables tal vez, pero menos eficientes. Por eso se ha considerado que dos secuencias muy distintivas – que no puedan confundirse con otros virus o bacterias – es el equilibrio necesario entre fiabilidad y rapidez.

Distintos test comerciales de distintas empresas – o incluso de la misma - tienen dianas. Pero el gen E se usa bastante, y de hecho algunos de los tests que usan las Comunidades Autónomas buscan este gen en concreto.

Las pruebas siguen siendo válidas, claro. Pero es más probable que aparezcan los peligrosos falsos negativos: pacientes enfermos que, al hacerse la prueba, les sale una PCR negativa. Antes tenían que fallar dos genes. Ahora uno ya no es fiable.

Así que, si tenemos una mutación recurrente en este gen, nuestras pruebas para saber quién tiene el virus y quién no pierden fiabilidad. Aún sirven, o al menos eso explican los investigadores en su artículo, pero la fiabilidad del test cae. Y si algo necesitamos es que los tests sean lo más fiables posibles.

Más historias que te pueden interesar: