Por qué la Universidad de Oxford vincula música clásica y “supremacía blanca”

M. J. Arias
·2 min de lectura

El diario británico The Telegraph ha tenido acceso a unos documentos en los que se recoge el plan de la Universidad de Oxford de remodelar sus estudios musicales por considerar que la materia incluida en los mismos arrastra “complicidad con la supremacía blanca”. Se trata de un movimiento más en relación con el Black Lives Matter, mucho más activo, también en Europa, tras la muerte de Goerge Floyd a manos de un policía en Estados Unidos.

Según The Telegraph, la Universidad de Oxford quieren separar la música clásica del colonialismo y diversificar su materia. (Foto: Getty Images)
Según The Telegraph, la Universidad de Oxford quieren separar la música clásica del colonialismo y diversificar su materia. (Foto: Getty Images)

En la información publicada por el mencionado medio británico y recogida por Nius y RT, quienes firman los documentos argumentan que el problema de base radica en que el plan actual de estudios de compositores clásicos se centra mucho en la “música blanca europea de la época del esclavo”. Entre los autores de ese periodo se encuentran nombres como los de Mozart y Beethoven. Quienes se manifiestan a favor del cambio señalan que los contenidos estudiados están basados en un “sistema representacional colonialista” y que esa “conexión con su pasado colonial” supone una “bofetada en la cara” de algunos estudiantes.

Para elaborar un currículum musical más amplio y diverso lo que se propone en esos informes es que, por ejemplo, tocar el teclado y dirigir orquestas no sea materia obligatoria. La explicación para esto es que el repertorio que incluyen se “centra estructuralmente en la música europea blanca”. Se remarca, además, que “la gran mayoría de los profesores de técnica son hombres blancos”.

Lo que se sugiere es que se incluyan “músicas africanas, globales y populares”. También se ha apuntado como posible camino para la diversificación de la materia incluir contenidos relacionaos con la música pop enmarcados como parte de un nuevo enfoque. Dentro de ese género musical entrarían aquellos artistas, por ejemplo, que en los últimos años han pedido a Donald Trump que no use sus canciones en sus actos públicos y campañas políticas. 

Pero no todo el mundo está a favor de esos cambios. En The Telegraph apuntan a que algunos profesores están algo molestos con la idea y consideran que es no es justo considerar que los encargados de enseñar música previa a 1900 solo se ocupan de la música “blanca” y “occidental”. 

La propuesta de cambio en los estudios musicales sigue la línea marcada por la retirada de reconocimientos a personajes históricos relacionados con el colonialismo y la esclavitud en los últimos meses. La estatua de Cecil Rhodes, apodado como el ‘padre del Apartheid’, fue retirada del campus. Y en el All Souls College de Oxford borraron de su biblioteca el nombre de Christopher Codrington, gobernador colonial y esclavista del siglo XVIII.

EN VÍDEO | Ya se están celebrando conciertos a prueba de COVID