Extraña criatura diminuta relacionada con el elefante reaparece tras 50 años

·3 min de lectura
Imagen de la musaraña elefante somalí tomada en Yibuti por Steven Heritage. (Crédito imagen PeerJ).
Imagen de la musaraña elefante somalí tomada en Yibuti por Steven Heritage. (Crédito imagen PeerJ).

En un remoto país situado en el cuerno de África, llamado Yibuti, una simpática y diminuta criatura emparentada con los elefantes y llamada por los locales “sengi”, acaba de hacer una reaparición estelar.

La musaraña elefante de Somalia (Elephantulus revoili) que es como “ilusoriamente” se llama esta criatura (que ni es musaraña ni elefante) fue vista por última vez en la década de 1970, y desde entonces se le habían perdido los pasos.

Además de con el elefante, este pequeño mamífero, que tiene una nariz similar a una trompa, está relacionada con el cerdo hormiguero (otro extraño animal africano) y también con el manatí.

Como os decía, los locales llaman sengis a estas criaturas, de las que existen 20 especies en el mundo. La de Somalia, que acaba de aparecer en los radares científicos después de 50 años, es una de las más misteriosas y hasta ahora solo se habían recogido 39 especímenes, que se conservan en los museos.

Nunca se la había observado fuera de Somalia, hasta ahora. Su nueva puesta en circulación se la debemos a Steven Heritage, científico del Centro Lemur de la Universidad Duke, prestigiosa institución con sede en Durham, Carolina del Norte, Estados Unidos.

En 2019, el citado investigador formó parte de una expedición al cuerno de África cuya intención era devolver al escrutinio científico a algunas especies que prácticamente se daban por desparecidas. Por ello se dirigieron a Yibuti, un país en el que se habían realizado pocos censos de especies.

En una de las trampas que situaron en un paraje rocoso y seco, divisaron una pequeña cola mechonada que les hizo mirarse esperanzados. Efectivamente, al otro lado de la cola se encontraba la característica nariz-trompa de la musaraña elefante de Somalia, un sengi que se consideraba perdido desde hacía décadas.

En realidad, los científicos habían recibido informes de avistamientos por parte de los lugareños en Yibuti, pero una cosa es lo que digan los habitantes de la zona y otra cosa es que los científicos logren grabar por primera vez en vídeo a esta criatura (como podéis apreciar bajo estas líneas).

Sin duda se trata de una buena noticia para Yibuti, un país que al parecer cuenta con una gran biodiversidad, al tiempo que ha sido poco explorado por los biólogos. Toda una oportunidad para los investigadores que busquen nuevos hallazgos.

Por lo que puedo leer, la expedición no solo encontró al animal que cayó en la trampa de la que os he hablado, sino que llegaron a ver hasta 12 sengis, lo cual hace albergar esperanzas sobre el estado de la especie. Una buena noticia entre tanta fatalidad para la fauna terrestre.

Y es que como dice la canción de Peret, la esquiva musaraña somalí: “no estaba muerta, que estaba de parranda”, aunque eso sí, en Yibuti.

El trabajo del equipo de Heritage se ha publicado en la revista científica especializada en conservación PeerJ.

Me enteré leyendo BBC news.

Otras historias que te pueden interesar:

Nace en Bioparc el segundo cerdo hormiguero español

Descubren una nueva especie de mamífero diminuto emparentado con el elefante

Las musarañas reducen su cráneo en invierno

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente