Murió Mahsa Amini, la joven iraní detenida por no llevar el velo “correctamente”

·4 min de lectura
© AFP/Atta Kenare

La muerte de Mahsa Amini, de 22 años, impacta a Irán. La joven falleció este viernes 16 de septiembre luego de que fuera detenida por la Policía de la Moral por no llevar el hiyab de manera correcta. Tras su arresto, la joven permaneció en estado de coma durante varios días y las autoridades niegan las acusaciones de que Amini habría sido víctima de una golpiza. El caso eleva voces de protesta en el país.

La sospechosa muerte de una joven bajo custodia policial conmociona a Irán.

Mahsa Amini, de 22 años, murió luego de ser detenida y trasladada a una comisaría por la Policía de la Moral, el pasado martes 13 de septiembre.

¿Su “delito”? Llevar el velo obligatorio demasiado bajo y sin cubrir la cabeza, según los motivos señalados por las autoridades para su detención.

Familiares de la joven confirmaron que falleció este viernes 16 de septiembre en el Hospital Kasra, de Teherán, como consecuencia de un ataque al corazón y coma cerebral, estado en el que permaneció durante varios días tras su arresto.

“Mahsa Amini, que entró en coma luego de ser detenida por una patrulla de la moral, ha muerto”, informó en una breve noticia el diario reformista 'Etemad', que citó a un tío de la víctima.

Según el testimonio de su hermano Kiarash al medio disidente ‘IranWire’, Amini fue parada en medio de la calle y metida en un vehículo policial. “Me dijeron que se la llevaban a comisaría a hacerle una clase de ‘reeducación’ y que en una hora la dejarían salir”.

Pero no fue así. Alrededor de dos horas después del arresto, Mahsa terminó en un hospital. Los médicos le informaron a sus seres queridos que tenía muerte cerebral.

La familia, originaria de Saqqez, en el occidente del país, había llegado a la capital de vacaciones.

"Cuando llegué al edificio, vi a 60 o 70 personas llevando ropa para las mujeres detenidas en el interior. Algunas de ellas fueron liberadas y entonces empezamos a escuchar gritos adentro. Golpeamos a las puertas y entonces salieron agentes a pegarnos con bates y gas pimienta”, continúa Kiarash, que en ese momento vio cómo del interior de la comisaría salía una ambulancia. En el interior se encontraba su hermana.

Las autoridades no han esclarecido qué le ocurrió a Mahsa Amini durante el tiempo en el que permaneció en manos de los oficiales. Sin embargo, activistas y usuarios en redes sociales denuncian que la mujer habría sido víctima de una “brutal golpiza”.

Hasta el jueves 15 de septiembre, dos días después de ser detenida e internada en el centro médico, la Policía confirmó su arresto mediante un comunicado, en el que señaló que fue detenida para “explicarle las normas de vestimenta”.

“La Policía dice que Mahsa Amini sufrió un ataque al corazón después de ser llevada a la estación de policía", informó la televisión estatal, rechazando las acusaciones de que la mujer habría sido golpeada.

Exigen investigaciones por la muerte de Mahsa Amini

Amnistía Internacional indicó que la muerte de la joven iraní es sospechosa y exigió una investigación completa.

“Las circunstancias que llevaron a la muerte sospechosa bajo custodia de la joven de 22 años, Mahsa Amini, que incluyen denuncias de tortura y otros malos tratos bajo custodia, deben investigarse penalmente”, afirmó la organización defensora de derechos humanos, a través de sus redes sociales.

Por su parte, el político reformista y exlegislador, franco Mahmoud Sadeghi, pidió al líder supremo, el ayatolá Alí Jamenei que se pronuncié sobre este caso.

"¿Qué dice el líder supremo, que denunció legítimamente a la Policía estadounidense por la muerte de George Floyd, sobre el trato de la Policía iraní a Mahsa Amini?", reprochó Sadeghi, luego de que en 2020 Jamenei criticara la "verdadera naturaleza" de los gobernantes estadounidenses, tras la muerte del afroamericano.

El Ministerio del Interior y el fiscal de Teherán iniciaron investigaciones sobre la muerte de Amini luego de una llamada del presidente iraní, Ebrahim Raisi, según reportaron los medios de comunicación estatales.

La Policía de la Moral, una fuerza que profundiza la represión contra las mujeres

Esta muerte ocurre después de que en los últimos meses activistas en Irán instaran a las mujeres a quitarse públicamente el velo, para hacer valer sus derechos y libertades.

Sin embargo, con la forma de protesta se arriesgan a ser arrestadas por desafiar el código de vestimenta islámico mientras los gobernantes de línea dura del país reprimen con más dureza lo que catalogan como "comportamiento inmoral".

Portar el hiyab, que cubre la cabeza y el pecho de las mujeres, ha sido obligatorio en la nación desde la instauración de la República Islámica en 1979.

Según la ley de la nación, las mujeres también están forzadas a usar ropa larga y holgada para disimular su figura. Quienes infrinjan la normativa se enfrentan a reprimendas públicas, multas o arresto.

Desde abril de 2016, Irán creó la denominada Policía de la Moral con la que se ha endurecido la represión contra las mujeres.

Pero las normas parecen haberse vuelto más estrictas aún bajo el nuevo Ejecutivo del ultraconservador Ebrahim Raisi. Desde su llegada al poder las autoridades han emprendido una campaña de arrestos y multas a las mujeres "que no lleven el hiyab de una forma adecuada".

Con Reuters y medios locales