¿Debe el mundo preocuparse ante la expansión del grupo Wagner?

El grupo Wagner es conocido por sus mercenarios bajo contrato, su red de extracción de diamantes, sus producciones cinematográficas y concursos de belleza, además de respaldar gobiernos autócratas e incrementar la influencia o presencia de Rusia en el mundo. Recientemente, en llave con el ejército ruso, han participado en operativos militares para conquistar zonas del este de Ucrania, provocando tensiones entre las partes. ¿Debe preocupar al mundo la creciente presencia del grupo Wagner?

El grupo Wagner aparentemente es financiado por el Gobierno ruso. Fue creado por el Kremlin, aunque desde Moscú siempre han negado tener alguna conexión. Son un grupo de mercenarios, militares bien entrenados, fuertemente armados y buenos estrategas. Poseen varias empresas fachadas que se encargan de ocultar sus operaciones militares o ser encargadas de buscar recursos para mantenerlos. Además, incursionaron en el negocio de la desinformación y propaganda en redes sociales y medios de comunicación.

Sus empresas fachadas van desde concursos de belleza, hasta mineras encargadas de la extracción de diamantes, importadores, empresas de seguridad, productores audiovisuales, entre otras. Incluso ya cuentan con su primer largometraje, en el que hablan de las operaciones del grupo en África.

Su fin es aumentar la influencia de Rusia en el mundo, por ahora su foco parece ser África. Inicialmente fueron lideradas por Dimitri Utkin, militar ruso que perteneció a las fuerzas especiales de ese país.

Su primera operación militar tuvo lugar en 2014, en la región del Donbass, donde apoyaron a los ejércitos separatistas de Donetsk y Lugansk. En 2015 se expanden hacia Siria para apoyar al presidente Bashar al-Assad, y en 2017 incursionan en África, una operación liderada por Yevgeny Prigozhin. Allí se enfrentaron en el norte de Mozambique contra grupos yihadistas.

El grupo Wagner tiene presencia principalmente en Mali, Burkina Faso, Camerún, Libia, Sudán, República Centroafricana, Mozambique, Madagascar, República Democrática del Congo, Zimbabue, Sudáfrica, Siria y Ucrania.

La reciente participación de Wagner en ataques en Ucrania preocupa por el tono que puede adquirir la guerra, siendo la presencia de estos mercenarios un factor de prolongación del conflicto.

También es preocupante su presencia en África. Rusia lucha por ganar una posición de privilegio ante la extensa presencia de países China, Turquía, Emiratos Árabes y Qatar, pero lo hace protegiendo gobiernos autocráticos, explotando las riquezas africanas y apoyando a fuerzas armadas en algunos de los conflictos más largos de ese continente.

¿Debe el mundo preocuparse por este ejército en las sombras? En esta edición de El Debate lo analizamos junto a nuestros invitados:

- Vladimir Rouvinski, profesor de ciencia política y relaciones internacionales de la Universidad Icesi.

- Fernando Cocho, analista de inteligencia y riesgos a la seguridad nacional.