El mundo mira al COI para saber qué ocurre con Tokio-2020

1 / 4

El mundo mira al COI para saber qué ocurre con Tokio-2020

El mundo entero, paralizado o en cámara lenta por la pandemia del nuevo coronavirus, dirige su mirada hacia el Comité Olímpico Internacional (COI) a la espera de su decisión sobre los Juegos Olímpicos de Tokio-2020, cuyos planes continúan adelante por el momento.

En Lausana (Suiza), en la puerta de cristal de su flamante nueva sede a orillas del lago Leman, un pequeño cartel anuncia que no se permiten visitas: "La Casa Olímpica está cerrada".

Desde el pasado viernes, los casi 600 empleados del lugar se quedan en casa "conforme a las recomendaciones de las autoridades sanitarias", explica la instancia.

Mientras tanto, siguen adelante preparando los Juegos de Tokio mediante teletrabajo.

"Únicamente el presidente (el alemán Thomas Bach) está presente y algunos directores, en despachos separados", cuenta a la AFP una fuente cercana a la dirección.

Desde el martes, Bach encadena una tras otra reuniones telefónicas con las federaciones internacionales, los Comités Olímpicos nacionales (CNO) y los representantes de los deportistas, repitiendo incansablemente el mensaje: el COI está "decidido a trabajar por el éxito de los Juegos Olímpicos de Tokio".

- "Todavía cuatro meses" -

"Todo el mundo se da cuenta de que tenemos todavía cuatro meses por delante" antes de los Juegos Olímpicos, explicó Bach el miércoles, tras su reunión con representantes de deportistas de todo el mundo.

El martes, el COI pidió a las federaciones internacionales que le transmitan para finales de este mes sus propuestas para completar los programas de clasificación para los Juegos. En este momento, apenas un 57% de los deportistas que deben tomar parte en Tokio-2020 tienen asegurada su plaza en el evento.

Según fuentes preguntadas por la AFP, ninguna de las 28 federaciones representadas en los Juegos Olímpicos de verano ha preguntado al COI si contempla aplazar los Juegos de Tokio, que deberían inaugurarse el 24 de julio.

"Somos muy optimistas sobre la disputa de los Juegos Olímpicos de Tokio en las fechas previstas", declaró el jueves a la AFP el serbio Nenad Lalovic, presidente de la Federación Internacional de Lucha (FILA) y un miembro influyente de la Comisión Ejecutiva del COI.

Desde su despacho de la sede de la FILA en Corsier-sur-Vevey (Suiza), Lalovic "organiza consultas telefónicas con las federaciones miembros", con ese objetivo de presentar al COI "a final del mes" un plan sobre el sistema clasificatorio. En este momento, apenas un 45% de los luchadores que deben estar en Tokio-2020 han asegurado ya su billete.

"Vamos a aplazar a junio todos los torneos clasificatorios", confía este directivo, uno de los artífices de que la lucha se mantenga en el programa olímpico.

¿Pero cómo hacer frente a las inquietudes internacionales que no cesan de agrandarse? ¿Cuánto tiempo podrá mantenerse el COI en su postura actual? Simplemente el martes, el deporte vio ya cómo se aplazaban dos eventos de primera línea en el fútbol (Eurocopa y Copa América), además del torneo de tenis de Roland Garros.

"No es necesario tomar decisiones radicales" por el momento, insistió el miércoles un portavoz del COI, pidiendo a los deportistas que sigan su preparación.

- Llama entregada -

"Los Juegos Olímpicos superan a todo en términos de organización, presupuesto y prestigio", confía un alto directivo de una gran federación. "Se puede por lo tanto entender que el COI se dé un tiempo para tomar una decisión radical que compromete también el futuro del deporte mundial", sentencia.

Este jueves se produjo un inusual traspaso de la llama olímpica. En un estadio ateniense vacío por la pandemia del nuevo coronavirus, Grecia entregó el fuego símbolo del evento a los organizadores de Tokio-2020, que lo llevarán en avión hasta Japón.

Pero nadie puede asegurar que el evento tendrá lugar según lo previsto.

Muchos presidentes de federaciones internacionales, muchas de ellas con sede también en Suiza, siguen alineados con la postura del COI, aunque internamente los discursos son a menudo diferentes.

"Si el COI decidiera retrasar (los Juegos Olímpicos), al menos todo el mundo podría prepararse en consecuencia, en vez de avanzar sin saber muy bien hacia dónde", dice un directivo de una federación, optando por mantenerse en el anonimato.