Multa de 15.000 euros a los que insulten por Internet: así es la durísima ley canadiense (y así de laxa es la española)

·4 min de lectura

15.000 euros. Esa es la multa que te pueden poner en Canadá por insultar a alguien en Internet o por promover el odio si se aprueba una ley que se está cocinando en el parlamento de Ottawa. 

El gobierno liberal de Canadá anunció el miércoles que planea convertir la incitación al odio en línea en un delito castigado con hasta 20.000 dólares (unos 15.000 euros) por la primera infracción y 50.000 dólares (unos 34.000 euros) por la segunda. La propuesta castigaría a los usuarios de las redes sociales que infrinjan la ley, pero eximiría de multas a las empresas de redes sociales que alojen esos contenidos.

Multa de 15.000 euros a los que insulten por Internet: así es la durísima ley canadiense (y así de laxa es la española)
Multa de 15.000 euros a los que insulten por Internet: así es la durísima ley canadiense (y así de laxa es la española). Foto: Getty Images.

La iniciativa llega después de que un hombre de 20 años embistiera recientemente con su camión a una familia de cinco miembros en Ontario, matando a todos menos a un niño de 9 años, en lo que, según la policía canadiense, fue un ataque terrorista antimusulmán.

El fiscal general de Canadá, David Lametti, aseguró a los canadienses que la ley propuesta no se dirigiría a "simples expresiones de antipatía o desprecio", durante una conferencia de prensa virtual celebrada el miércoles y transmitida en directo por YouTube.

En su lugar, Lametti dijo que la ley sólo está diseñada para castigar las formas más extremas de odio que "expresan detestación o vilipendio de una persona o grupo sobre la base de un motivo prohibido de discriminación".

"El discurso del odio contradice directamente los valores subyacentes a la libertad de expresión y a nuestra Carta de Derechos", dijo Lametti. "Amenaza la seguridad y el bienestar de sus destinatarios. Silencia e intimida, especialmente cuando el objetivo es una persona o comunidad vulnerable. Cuando el discurso del odio se extiende, sus víctimas pierden su libertad de participar en la sociedad civil en línea".

El gobierno, encabezado por el Primer Ministro Justin Trudeau, emitió la semana pasada una declaración en la que se esbozan los objetivos de la legislación propuesta, conocida como Proyecto de Ley C-36, así como otras medidas que se están tomando para defenderse de los abusos racistas en las redes sociales:

  1. Modificar la Ley Canadiense de Derechos Humanos para definir la nueva práctica discriminatoria de comunicar discursos de odio en línea, y proporcionar a las personas recursos adicionales para hacer frente a los discursos de odio;

  2. Añadir una definición de "odio" al artículo 319 del Código Penal basada en las decisiones del Tribunal Supremo de Canadá.

  3. Crear un nuevo bono de paz en el Código Penal destinado a evitar que se cometan delitos de propaganda de odio y crímenes de odio, e introducir las modificaciones correspondientes en la Ley de Justicia Penal Juvenil.

En España la legislación es completamente diferente

El delito de odio viene previsto en el Código Penal, artículo 510, castigando conductas con la pena de prisión de uno a cuatro años y, además, con la pena de multa de 6 a 12 meses. Penas que "se impondrán en su mitad superior cuando los hechos se hubieran llevado a cabo a través de un medio de comunicación social, por medio de internet o mediante el uso de tecnologías de la información, de modo que, aquel se hiciera accesible a un elevado número de personas".

En octubre de 2020, el Congreso de los Diputados aprobó la 'Proposición no de Ley sobre la prevención de la propagación de discursos de odio en el espacio digital' a petición de Unidas Podemos. Con los votos a favor de PSOE y ERC y en contra de PP y Vox, la iniciativa instó al Gobierno a "adoptar medidas para prevenir la propagación de mensajes de odio en redes sociales".

Entre otras medidas se proponía la creación de una herramienta única contra los discursos de odio y establecer un tiempo máximo para eliminar un contenido denunciado. El problema radica en que de nuevo se intenta eliminar la figura del juez para determinar qué es un "mensaje de odio". Por eso desde los grupos de la oposición se ha descrito como un "disparate" la propuesta que sean las empresas tecnológicas privadas, y no los jueces, quienes decidan qué está bien o mal. Desde entonces, no se ha aprobado ninguna ley semejante a la canadiense. 

¿Qué pasa si alguien lanza mensajes de odio en las redes sociales en nuestro país? Actualmente se le aplica la legislación contra los Delitos de Odio, que no hace distinción entre los medios en los que se propaga el mensaje (puede ser en redes sociales, carta, artículo, etc...). 

Por ejemplo, el pasado mes de abril, la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife condenó a dos años de cárcel a un hombre acusado de un delito de incitación al odio al verter en redes sociales numerosos mensajes xenófobos.

Los mensajes iban dirigidos contra el colectivo musulmán y contra los migrantes y también realizaba comentarios de ideología de extrema derecha con la finalidad de incitar a que se adoptasen medidas violentas contra dichos colectivos. El acusado tuvo que pagar una multa de 540 euros y pagar las costas judiciales. 

Más noticias que te pueden interesar: 

VIDEO | El proceso de elaboración de las salchichas que te quitará las ganas de comértelas

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente