Las mujeres ya beben tanto alcohol como los hombres pero les sienta peor

·3 min de lectura
El consumo de alcohol se ha igualado entre géneros, aunque sus consecuencias son diferentes
El consumo de alcohol se ha igualado entre géneros, aunque sus consecuencias son diferentes

Durante el último siglo las mujeres han luchado por cerrar la brecha de género en ámbitos tan decisivos como el laboral, el económico o el social. Los avances realizados han aportado derechos y libertades que reparan desagravios históricos y que suponen un beneficio directo y tangible. Por otro lado, aunque de manera ocasional, la igualdad conseguida también se ve reflejada en aspectos perjudiciales, y el aumento de la ingesta de alcohol es claro ejemplo.

Tradicionalmente los hábitos de consumo se centraban en hombres, en una proporción de tres a uno, pero los datos y análisis sociológicos más recientes nos muestran que, en las últimas décadas, esta proporción se ha ido acercando hasta alcanzar una igualdad de uno a uno, a nivel mundial, según informaba un metaestudio de 2016. El país que más se ha estudiado esta tendencia general probablemente sea Estados Unidos donde, según los datos de 2019, las mujeres ya desde la adolescencia beben y se emborrachan a tasas más altas que sus pares masculinos, e incluso adelantan a estos en la primera consumición de alcohol.

Como consecuencia de este cambio de tendencia, los científicos han comprobado que la mayoría de las investigaciones y estudios sobre el alcohol se centraban en los hombres. Es evidentemente una consecuencia más del olvido histórico que el género femenino ha sufrido durante siglos y en este caso nos encontramos también con una escasez de estudios específicos para ellas. Ahora, a medida que las mujeres han ido alcanzando la paridad en los hábitos de bebida, los científicos están indagando cada vez más sobre el daño desigual que causa el alcohol en sus organismos.

La igualdad en el consumo no viene con igualdad de consecuencias. Existen muchos factores que explican estas diferencias, pero las mujeres generalmente tienen menos agua corporal , que disuelve el alcohol, que los hombres del mismo peso. Eso significa que la misma cantidad de bebida se traduce en concentraciones más altas de alcohol en sangre y una mayor exposición a los efectos nocivos del alcohol con la misma cantidad de bebida.

El alcohol afecta a numerosos órganos desde el hígado hasta la piel, que presentan importantes secuelas, y las investigaciones más recientes muestran que las mujeres sufren las consecuencias para la salud del alcohol (enfermedades hepáticas, enfermedades cardiovasculares o cáncer) más rápidamente que los hombres e incluso con niveles más bajos de consumo.

“Para añadir un punto más de perjuicio, es preocupante que la creciente igualdad de género en el consumo de alcohol no se extienda al reconocimiento o tratamiento de los trastornos del alcohol”, explica la psicóloga Dawn Sugarman en un reportaje de National Public Radio (NPR), por eso, aunque las mujeres cada vez beben más, es menos probable que busquen y obtengan la ayuda que necesitan”.

Los estudios a largo plazo comienzan a llegar. Entre 2006 y 2014, los ingresos en hospitales por emergencias relacionadas con el consumo de alcohol aumentaron un 70% para las mujeres , en comparación con el 58% para los hombres, mientras que otro artículo informó que la tasa de cirrosis relacionada con el alcohol entre 2009 y 2015 aumentó un 50% para las mujeres , en comparación con el 30% para los hombres.

En resumen, las mujeres han igualado el consumo de alcohol pero les sienta peor: las resacas son más frecuentes e intensas, sufren secuelas más graves en los órganos afectados y además son menos proclives a buscar ayuda contra el alcoholismo.

Más artículos interesantes sobre mujer y salud en Yahoo:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente