Una mujer de 79 años irá a la cárcel por alimentar a gatos callejeros

Fari Rafa
Contributor

A sus 79 años, Nancy Segula nunca imaginó que iría a la cárcel por cuidar de gatos abandonados. Si bien en su ciudad es ilegal alimentar a animales callejeros, muchos creen que se trata de un castigo demasiado severo y que la ley debería ser revisada.

Getty Creative

Irónicamente, Nancy vive en una localidad con el mismo nombre de uno de los gatos más famosos del mundo, Garfield Heights (Ohio). Allí tenía un vecino con varios gatos que se mudó hace unos años y dejó abandonadas a sus mascotas.

Los animales empezaron a proliferar y visitaban constantemente en el jardín de Nancy. “Siempre los cuidaba y los alimentaba porque me preocupaba por ellos, soy una amante de los gatos”, explicó en entrevista esta semana con Fox 8 News.

Puede que no parezca un gran problema, se trata de algo que la gente hace en todo el país, pero la ley al respecto parece ser muy estricta en Garfield Heights. De ahí que, después de recibir quejas de la vecindad, las autoridades comenzaron a enviar citaciones legales a Segula.

Tim Riley, Director de Leyes de la ciudad, comentó a la estación de televisión que la mujer ha recibido un total de cuatro citaciones desde el año 2015, cuando obtuvo su primera condena por este ‘delito’.

En 2017, Nancy fue sentenciada a dos años de libertad condicional después de que la denunciaran en varias ocasiones por tener “demasiados animales” bajo su cuidado y no deshacerse de los excrementos que estos dejaban a menudo en los patios de sus vecinos.

Le exigieron que ya no alimentara a los callejeros, pero lo ignoró, dice Riley.

Entrevista con Nancy Segula (en inglés):

En una audiencia de libertad condicional en mayo, Nancy recibió una sentencia de 10 días de cárcel que se suspendió con el entendimiento de que ya no volvería a alimentar a los animales. Sin embargo, más quejas ciudadanas llegaron y tuvo que comparecer de nuevo en la corte.

Condena por desacato

Desde la sala de su casa, adornada con imágenes y estatuillas de gatos, Nancy admitió haber continuado alimentando a los gatos, razón por la cual fue sentenciada a prisión por desacato a las autoridades, en una condena que deberá cumplir a partir del 11 de agosto.

Según el funcionario, un total de 22 gatos han sido retirados hasta la fecha de la casa de Segula.

Entretanto, su familia afirma que se encuentra conmocionada y molesta por la sentencia. “Estoy seguro de que la gente ha escuchado sobre las cosas que pasan dentro de esa cárcel. ¿Y van a dejar que mi madre de 79 años vaya allí?” dijo su hijo, Dave Pawlowski.

Nancy está convencida de que se trata de un castigo demasiado severo por el noble gesto de ayudar a animales abandonados y hambrientos.

“Es una sentencia dura para mí por lo que estoy haciendo, cuando hay tanta gente que hace cosas malas”, dijo.

Pero Riley sostiene que en este tipo de casos los infractores generalmente solo pagan una multa y continúan violando la ley. Para él, la intención es tan simple como “hacer cumplir la ordenanza de la ciudad y mitigar una situación molesta”.

“Nuestro departamento y la ciudad en general reconocen que a muchos les apasionan los animales y las mascotas en general; (Pero) también somos conscientes de que muchos no sienten lo mismo”, dijo.