El raro trastorno de una mujer que no puede escuchar las voces de los hombres

En China, una mujer desconocida de la que solo sabemos que se llama Chen y vive en la ciudad de Xiamen, está asombrando a los medios de comunicación de todo el mundo. ¿La razón? Una sordera muy especial y selectiva. Al parecer la señora Chen sufre un mal llamado “pérdida de audición de pendiente inversa” que hace que sea incapaz de escuchar los tonos graves típicos de los hombres, incluida la de su novio.

Claro, el hombre estaba preocupado y es lógico. Para poder hablar con su novia tenía que imitar la voz de Gracita Morales, cosa harto incómoda.

La pérdida de audición de pendiente inversa es un trastorno raro, pero real./Getty Images

La noticia ha llegado a Europa de mano del Daily Mil, tabloide inglés que dista mucho de ser una publicación científica de referencia, así que en un primer momento no me la tomé en serio. De hecho ni siquiera pensé que pudiera existir una sordera selectiva “anti-hombre” (apuesto a que algunas mujeres lo considerarán un superpoder) pero al parecer el mal es real y afecta a una de cada 13,000 personas aquejadas de problemas de audición.

El trastorno de nombre larguísimo (vamos a abreviarlo como PAPI) afecta solo a las frecuencias sonoras más bajas y tiene un origen genético. Es tan raro que algunos profesionales son incapaces de diagnosticarlo ya que nunca han oído hablar de esta dolencia.

Entre los síntomas se incluyen la dificultad para entender lo que se escucha por teléfono, ya que el volumen llega normalmente en frecuencias más bajas a través de este medio. Además, quienes la padecen experimentan también la facilidad para entender a las mujeres y los niños pero no a los hombres. Por último, estas personas suelen ser incapaces de escuchar sonidos ambientales de baja frecuencia, como los truenos o el zumbido del refrigerador.

Pero volvamos con el caso concreto de la señora Chen. Al parecer nuestra protagonistas se fue a la cama tras sentir náuseas y experimentar una especie de pitido en sus oídos. Pensó que una noche de sueño reparador la dejaría como nueva, en cambio cuando se levantó era incapaz de oír la voz de su novio.

Al ir al hospital, la doctora especializada en otorrinolaringología Lix Xiaoqing la examinó en detalle. Tal y como ella cuenta en el Daily Mail: “Chen podía escucharme cuando le hablaba, pero cuando un joven paciente entró en la habitación y le habló, tampoco pudo escucharle a él”.

Esto fue lo que llevó a la doctora Xiaoqing al diagnóstico correcto: “Pérdida Auditiva de Pendiente Inversa”, un trastorno muy raro que hace que el oído deje de percibir los sonidos de baja frecuencia. Lo que no tiene tan claro la doctora es la causa, aunque cree que el estrés ha debido de jugar un papel importante, razón por la que espera que la paciente se recupere por completo en un lapso breve de tiempo.

Es natural que la noticia haya sacado el lado humorístico de los lectores en todo el mundo. De hecho apuesto a que a más de una mujer le gustaría experimentar este raro trastorno temporalmente en su puesto de trabajo, o en las reuniones familiares.

Me enteré leyendo Jezebel.com