La segunda ola europea supera en fallecimientos a la primera pero los casos están en descenso

Endika Nuñez
·3 min de lectura

La pandemia de la Covid-19 ha golpeado con fuerza en Europa, especialmente en los países más al sur: España, Italia y Francia.

Los casos diagnosticados en España superan los 36.000 por cada millón de habitantes, según los datos de la Universidad John Hopkins recogidas por OurWorldInData. Es la cifra más alta entre los cinco países occidentales con más producto interior bruto en Europa y le siguen Francia (35.900), Italia (28.500), Reino Unido (25.400) y Alemania (14.200).

De media, el continente europeo tiene casi 29.000 casos confirmados por cada millón de habitantes.

· Los casos confirmados son menores que los casos reales –sobre todo en la segunda ola—, debido, principalmente, a la capacidad de testeo.

La evolución de los nuevos casos detectados desciende desde principios de noviembre en los países analizados, con la excepción de Alemania, que, si bien es el país con menos incidencia del coronavirus entre los mencionados, la evolución diaria se mantiene estable desde hace un mes.

En el caso de España, al igual que Italia –y en menor medida en Reino Unido y Francia—la primera ola impactó de manera desorbitada en comparación con el resto de los países del continente. Sin embargo, la incidencia en la segunda ola en España está en consonancia con la media europea, aunque con una diferencia: el impacto durante los meses de verano.

No cabe duda de que, a pesar de los vaivenes de la evolución de la incidencia, España ha sido uno de los países más golpeados por el coronavirus.

La evolución de los fallecimientos diarios ha empezado a estabilizarse después de registrar más de 226.000 defunciones en el continente europeo desde el primero de agosto, superando así a la primera ola de la Covid-19 que sumó más de 198.000 fallecidos.

La estabilización no es homogénea en todos los países, pero es normal, ya que las defunciones tardan más en notificarse que los casos diagnosticados.

Mientras los planes de vacunación se ponen en marcha y a la espera de lo que pueda ocurrir después de las fiestas de navidad, los fallecimientos diarios bajan en España y Francia en los primeros días de diciembre, aunque siguen en ascenso en Reino Unido, Italia y Alemania.

Son fallecimientos registrados a causa del coronavirus y sabemos que existe un exceso de muertes que, si bien no es causa directa de la Covid-19–o no está registrado como tal—, son consecuencia de la crisis de la pandemia.

A pesar de esto, España registró alrededor de 28.000 fallecimientos por el coronavirus en la primera ola y son casi 18.000 los registrados en la segunda ola, de los cuales 7.500 fueron registrados entre inicios de agosto y finales de octubre.

En el caso de Italia, por ejemplo, durante los meses de verano no se registraron ni la mitad de los fallecimientos por coronavirus que en España (menos de 3.500), lo cual sorprendió después del impacto de la primera ola en el país transalpino. Desde entonces, el crecimiento de los casos ha sido exponencial y ha registrado en torno a 25.000 decesos (alrededor de 7.000 más que España) en la segunda ola.

En el gráfico se puede observar la evolución de los fallecimientos por la Covid-19 por millón de habitantes en las principales economías europeas.

VER VÍDEO | Este lunes se levantan las restricciones en 14 zonas de salud y se prorrogan en 3 en Madrid

Más historias que te pueden interesar: