Cinco muertos en el incendio de un hospital en San Petersburgo

1 / 2

Cinco muertos en el incendio de un hospital en San Petersburgo

Cinco pacientes en cuidados intensivos murieron este martes en un hospital de San Petersburgo (Rusia) que trata a enfermos del nuevo coronavirus, en un incendio originado, según las primeras conclusiones, a un respirador artificial.

El gobernador de San Petersburgo, Alexandre Beglov, saludó el "heroísmo" del personal sanitario del hospital San Jorge que permitió evitar un catástrofe mayor.

"Empezaron a evacuar rápidamente a los pacientes a otras plantas (...) Lograron cortar la electricidad y el oxígeno del departamento lo que permitió evitar consecuencias más graves", explicó.

Una fuente dijo a la agencia de noticias Interfax que "el foco del incendio se situó en la 'zona roja' de cuidados intensivos" del hospital, donde se encuentran las personas infectadas por el nuevo coronavirus.

Desde el lugar del incendio Pável Danilov, el fiscal del distrito de Vyborg, donde está situado el hospital, informó a los periodistas que "las personas fallecidas eran pacientes del servicio de cuidados intensivos". Cuatro de las víctimas estaban hospitalizadas en la misma habitación.

El director del centro, Valeri Strejeletski, precisó que tres de los fallecidos estaban conectadas a respiradores artificiales. "Recibimos estas máquinas el 1 de mayo", agregó.

El gobernador de San Petersburgo precisó que los resultados preliminares de la investigación apuntan a un "cortocircuito en los equipos eléctricos". "Uno de los respiradores artificiales se incendió", declaró, citado en un comunicado de la administración local.

- "Pesadilla" -

En el exterior del establecimiento se veían dos ventanas ennegrecidas por el humo, indicó un periodista de AFP en el lugar.

El hospital no cerró sus puertas y una paciente dijo a la AFP que pudo acudir a una cita pero que "todo el mundo está conmocionado".

Frente al establecimiento había varias personas con trajes naranjas de protección esparciendo desinfectante encima de los bomberos que habían participado en la operación.

Según la oficina local del ministerio de Situaciones de Urgencia, el incendio empezó poco después de las 06H00 (03H00 GMT) en el sexto piso. El fuego fue controlado casi cuatro horas después.

De acuerdo con la agencia TASS, el hospital San Jorge fue a mediados de marzo "uno de los primeros de la ciudad en ser repensado totalmente para las enfermedades infecciosas", cuando la pandemia todavía estaba bajo control en Rusia.

Se trata del segundo incendio en pocos días de un hospital con pacientes de coronavirus.

El sábado una persona murió en Moscú en un hospital donde había uno 700 enfermos de COVID-19. Según las agencias de prensa rusas, el fuego también se declaró en una unidad de cuidados intensivos.

La pandemia provocada por el nuevo coronavirus sigue creciendo en Rusia.

A pesar de una tasa de letalidad baja, se registran entre 10.000 y 11.000 nuevos casos cada día desde principios de mayo, lo que le convierte en el segundo país con más casos solo por detrás de Estados Unidos, con 232.243 infectados, según un recuento este martes de la AFP a partir de datos oficiales.

Golpeada por el nuevo coronavirus después de Europa occidental, Rusia asegura que su menor índice de letalidad de la covid-19 se debe al diagnóstico, pero también a que ordenó desde marzo el confinamiento de los viajeros procedentes de los países afectados así como el de las poblaciones de riesgo y reorganizó su sistema sanitario.

Los críticos consideran, no obstante, que las autoridades atribuyen a otras causas muertes que en realidad se debieron a la covid-19 y por tanto están fuera de las estadísticas.

Las explosiones o incendios accidentales o criminales son relativamente frecuentes en Rusia, sobre todo por la vetustez de las infraestructuras pero también porque no se respetan las normas de seguridad.