Al menos tres muertos en el primer atentado terrorista en Afganistán tras la salida de EE. UU.

·3 min de lectura

Este sábado se registraron varias explosiones en la provincia afgana de Nangarhar y también en la capital, Kabul. La primera dejó al menos tres muertos y 20 heridos y la segunda al menos otros dos heridos. A pesar de que todavía se desconoce la autoría de los hechos, los ojos están puestos en la filial del autodenominado Estado Islámico en Afganistán, ya que la región de Nangarhar es la sede de ese grupo terrorista en Afganistán.

Este sábado, al menos tres personas murieron y una veintena resultaron heridas en el este del país tras una serie de explosiones, que se sospecha han sido perpetuadas por la filial del autodenominado Estado Islámico en Afganistán (EI-Khorasan), que se opone al nuevo gobierno talibán.

El ataque se produjo en Jalalabad, en la provincia de oriental de Nangarhar. Allí se registraron al menos tres explosiones contra vehículos talibanes durante la mañana de este 18 de septiembre, según testigos.

La ubicación del atentando hace señalar al EI-Khorasan como principal sospechoso, ya que el grupo terrorista, cada vez más violento en la región, tiene su sede en el este de Afganistán.

A pesar de que todavía no se cuenta con cifras del Ejecutivo talibán, una fuente sanitaria aseguró a la agencia de noticias EFE que entre las víctimas solo hay tres heridos civiles y el resto son fuerzas talibanes desplegadas en la ciudad por motivos de seguridad, por lo que se cree que el ataque habría ido dirigido directamente contra los talibanes. Algunos de los hospitalizados se encuentran en estado "crítico", según indicó la misma fuente, que habló en calidad de anonimato.

Momentos antes del suceso en Jalalabad, otra bomba detonó en Kabul, la capital de la nación. Fuentes policiales indicaron que el explosivo, del que no se sabe su objetivo aún, dejó al menos dos ciudadanos heridos.

"Dos civiles sufrieron heridas leves y fueron trasladados a un hospital para recibir tratamiento", dijo un oficial de Policía de los talibanes, Qari Rashid, a la agencia EFE, a la par que sostuvo que no sabía quién podría estar detrás de los hechos.

Testigos de las escena aseguraron que el detonante estaba adherido a un automóvil y que no causó daños mayores.

Primeros atentados tras la retirada de las tropas de Estados Unidos

Los incidentes de este sábado son los primeros ataques terroristas que se registran en Afganistán desde que las tropas estadounidenses abandonaron el suelo del país árabe, en un histórico 30 de agosto, tras más de 20 años de ocupación militar en el país.

No obstante, su salida también implicó más libertad para los militantes del EI-Khorasan en su sangrienta campaña en Afganistán. Enemigo de Estados Unidos y los talibanes a la par, el grupo libra otra guerra contra el grupo talibán desde 2015 y, en estos momentos, representa una de las principales amenazas para el Ejecutivo recién llegado al poder.

Fue el EI-Khorasan el que estuvo detrás de las explosiones en las inmediaciones del aeropuerto de Kabul el 26 de agosto, un ataque indiscriminado contra civiles que terminó con la vida de más de 170 personas.

Según los datos de Naciones Unidas, la filial terrorista afgana cuenta con entre 500 y 1.500 combatientes. Para esta cédula, el noroeste de Afganistán forma parte de lo que denominan como "su provincia Khorasan", junto a zonas de Irán, Pakistán y otras áreas de Asia Central.

Dentro de esta delimitación, Nangarhar se ha mantenido como la principal zona de operaciones en Afganistán del grupo yihadista en el país y ha sido el foco principal de combates entre sus militantes, los talibanes, las tropas afganas y los operativos extranjeros.

Con EFE y AP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente