Muere la reina Isabel II: cómo se financia la monarquía en Reino Unido

·8 min de lectura
La familia real en el palacio de Buckingham
La familia real en el palacio de Buckingham

La familia real británica posee propiedades en todo el país que emplean a cientos de trabajadores, desde ingenieros hasta chefs, pasando por múltiples agentes que se encargan de la seguridad de sus miembros.

La Firma, como se le empezó a llamar durante el reinado de Jorge VI, el padre de Isabel II, también organiza regularmente fastuosas recepciones para embajadores y dirigentes de otros países y algunos de sus miembros realizan visitas y compromisos oficiales a lo largo del país y giras por el mundo.

Y con el fin de los confinamientos por la pandemia, los viajes de la familia real aumentaron. Durante el año fiscal 2021-22, los costos de viaje se elevaron a US$5 millones, según cifras publicadas por la misma familia.

Solamente la gira por el Caribe a principios de año del príncipe William y su esposa Catherine, entonces duques de Cambridge, costó unos US$260.000.

El viaje del ahora Carlos III a Barbados meses después para marcar la transición del país a una república costó casi US$160.000.

El mantenimiento de todos los palacios reales también cuesta millones de dólares al año.

Del otro lado, la monarquía británica también genera ingresos al país, sobre todo gracias al turismo, aunque la cantidad exacta es muy difícil de estimar.

Pero, ¿de dónde viene el dinero para financiar la familia real?

Subvención Soberana

El gobierno británico le otorga anualmente a su monarca un pago financiado por los contribuyentes, conocido como la Subvención Soberana, que sirve para cubrir el costo de los deberes oficiales de la monarquía.

Durante el año fiscal 2021-2022, la Subvención Soberana fue fijada en 86,3 millones de libras esterlinas (casi US$100 millones). Aquí no se incluyen los gastos de seguridad.

Carlos III
Carlos III recibirá una Subvención Soberana cada año que podría superar los US$100 millones.

Sin embargo, los trabajos de remodelación en el Palacio de Buckingham elevaron el gasto total del último año fiscal a unos US$118 millones, un aumento del 17% con respecto al año anterior.

La mayor parte de la Subvención Soberana se destina a cubrir el costo de mantener los palacios reales y en el pago del personal.

También se usa para pagar los compromisos oficiales de la familia real, como recepciones y visitas oficiales.

El déficit fue cubierto con dinero que sobró de Subvenciones Soberanas de años anteriores.

El periodista Tom Edgington de la BBC, reportero senior de la Unidad de Verificación de Datos de la BBC, explica que tras la muerte de la reina el sistema sigue intacto.

"Obviamente, el rey Carlos III y otros miembros de la familia real ahora recibirán la Subvención Soberana, en lugar de la reina", le dice a BBC Mundo.

¿De dónde viene el dinero?

La Subvención Soberana viene de las ganancias del Crown Estate, un conjunto de tierras y propiedades inmobiliarias en Reino Unido que pertenecen al monarca británico como una sola corporación y que tienen un valor estimado de casi US$ 20.000 millones.

Este estatus legal permite que las propiedades pasen de un titular a otro sin interrupción.

Los ingresos provenientes del Crown Estate van a la Tesorería de Reino Unido, encargada de ejecutar las políticas fiscales y económicas del gobierno.

Luego, la Tesorería le da al monarca normalmente un 15% de las ganancias del Crown Estate de los dos años anteriores, mientras que el gobierno se queda con el resto.

Pero en 2017 se estableció que la monarquía recibiría el 25% durante 10 años para ayudar a pagar la remodelación por valor de US$425 millones del Palacio de Buckingham, la principal residencia de los monarcas británicos en Londres.

Dentro del portafolio del Crown Estate se encuentran propiedades como la mayor parte de Regent Street, una de las calles comerciales más importantes de Londres, así como la mitad del lujoso distrito de St. James en el centro de Londres, que comprende espacios comerciales, residenciales y de oficinas.

Regent Street.
Gran parte de la concurrida calle comercial Regent Street es propiedad del monarca británico a través del Crown Estate.

También incluye el Hipódromo de Ascot en las afueras de Londres, donde se reúnen todos los años la clase alta y la aristocracia británica, además de miles de hectáreas de tierras agrícolas a lo largo y ancho del país.

De la misma manera, alrededor de la mitad de las costas de Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte son manejadas por la corporación.

Cabe destacar que el portafolio del Crown Estate no era propiedad privada de la reina, ni pasó a ser propiedad privada del rey Carlos III, sino que pertenece al monarca durante su reinado.

Esto significa que el monarca en turno no puede vender ninguna propiedad del Crown Estate ni embolsillarse los ingresos.

Weymouth, Inglaterra
La mitad de las costas de las costas de Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte forman parte del portafolio del Crown Estate.

Ducados reales

Pero la Subvención Soberana no es la única fuente de ingresos de la familia real, que también recibe dinero de dos ducados reales.

El rey Carlos III heredó de la reina el más importante: el Ducado de Lancaster, una propiedad privada que genera millones en ingresos y que se trasmite de monarca a monarca.

El segundo ducado, el de Cornwall, pertenece al príncipe de Gales, el título del heredero de los monarcas británicos que Carlos le pasó a su hijo William.

Las propiedades rurales del Ducado de Lancaster consisten en más de 18.000 hectáreas de tierra en Inglaterra y Gales, la mayoría en el norte de estas regiones.

Pero también abarca un gran número de propiedades residenciales, comerciales y financieras en el centro de Londres.

Carlos III en el día 1 del Royal Ascot en el hipódromo de Ascot el 14 de junio de 2022.
Miembros de la familia real asisten cada año al Royal Ascot en el hipódromo de Ascot, propiedad del Crown Estate.

Para marzo de 2022, el Ducado de Lancaster estaba valorado en 652,8 millones de libras esterlinas (US$751 millones), que le generaron a la reina Isabel II un superávit neto de unos US$28 millones, según cifras dadas por la misma entidad.

Por su parte, el Ducado de Cornualles, que fue establecido por Edward III en 1337 para dar independencia a su hijo y heredero al trono, posee tierras ubicadas principalmente en el suroeste de Inglaterra.

Se estima que abarca el 0,2% de todas las tierras de Reino Unido.

Esta propiedad privada que ahora administra William generó el año pasado ganancias por más de US$27 millones, casi el mismo monto que las que generó el Ducado del monarca.

Ninguno de los dos ducados están sujetos a pagar impuestos y la forma en que se gastan las ganancias que generan estas propiedades no se hace pública, pero la reina y Carlos III solían pagar voluntariamente impuestos sobre las ganancias de los ducados.

Difícil de estimar

Además de esto, la familia real tiene su patrimonio privado. La reina era propietaria absoluta de Balmoral y Sandringham, dos propiedades que heredó de su padre y que generan ingresos.

Es además dueña de una amplia colección de arte y otros activos valiosos que han sido heredados de monarcas anteriores.

La corona de la reina Isabel, la reina madre (1937), hecha de platino y que contiene el famoso diamante Koh-i-noor junto con otras gemas.
La familia real posee una gran colección de joyas y de obras de arte.

Es difícil estimar el patrimonio neto de la familia real británica, pero el semanario The Sunday Times incluyó a la reina Isabel II en su lista de las personas más ricas de Reino Unido con US$430 millones, mientras que la revista Forbes estimó su riqueza en US$500 millones.

También es difícil de calcular cuánto le cuesta la familia real al contribuyente debido a que la Subvención Soberana no se usa para pagar por la seguridad de la familia real, de la que normalmente se encarga la Policía Metropolitana.

David McClure, experto en la realeza y autor del libro "The Queen's True Worth" (El verdadero valor de la reina), ha estimado que el costo del gobierno para proteger a la familia supera los US$100 millones anuales.

Sin embargo, otras organizaciones como Republic, que aboga por el republicanismo, estima que el costo total de la monarquía, tomando en cuenta los costos de seguridad, es de alrededor de 345 millones de libras esterlinas (casi US$400 millones).

Una cifra que es cuatro veces varias veces superior a la Subvención Soberana, el pago financiado por los contribuyentes.

Cuánto aportan a la economía

Pero otras organizaciones defienden que la monarquía le aporta más dinero a la economía británica que lo que le cuesta, gracias a actividades como el turismo.

Cada año, decenas de millones de turistas internacionales visitan Reino Unido y sus numerosos monumentos históricos ligados a la realeza británica.

"Cuando se trata de cómo la monarquía contribuye a la economía británica, es extremadamente difícil de medir y hay muchos puntos de vista contradictorios", asegura Tom Edgington, reportero senior de la Unidad de Verificación de Datos de la BBC.

Mercancía de la familia real
Defensores de la monarquía aseguran que la familia real le aporta más a la economía que lo que le cuesta al contribuyente.

Brand Finance, una consultora, estimó en 2017 que la familia real británica generó más de US$2.000 millones) a la economía británica ese año.

Edginton explica que esta estimación está basada en cómo la monarquía ayuda a atraer turistas al país, lo que incluye la creación de populares programas de televisión como "The Crown" y "Victoria".

"Sin embargo, algunas personas tratan este número con escepticismo, alegando que Reino Unido seguiría atrayendo a millones de turistas incluso si no tuviera una monarquía".

*Con reportaje de Tom Edginton, reportero senior de la Unidad de Verificación de Datos de la BBC.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=56aMhD0Mi28