Muere la reina Isabel II

·6 min de lectura

Es el final de una era. La reina Isabel II ha muerto este jueves a los 96 años en el castillo de Balmoral, en Escocia. El que hoy se ha tornado en el triste escenario de su fallecimiento ha sido, desde siempre, el lugar en el que la reina era plenamente feliz. Allí pasó las vacaciones de su infancia con su hermana, la princesa Margarita, allí fue donde su difunto marido, el príncipe de Edimburgo, le propuso matrimonio y, al fin y al cabo, donde quienes la conocían mejor aseguran que estaba en plenitud.

Su muerte supone el ascenso al trono de su primogénito, el príncipe Carlos, de 73 años. Convertido ya en Carlos III de Inglaterra, ha llorado la muerte de “una soberana querida y una madre muy amada”, en su primera reacción tras el fallecimiento de la reina. “Sé que su muerte será muy sentida en el país, los territorios y la Commonwealth, y por infinidad de gente en todo el mundo”, señaló el nuevo monarca en un comunicado.

Por su parte, tras el relevo al frente de la corona británica, Guillermo y Catalina han asumido jueves el ducado de Cornualles, título que designa al primogénito del monarca británico reinante, y desde hoy son duques de Cornualles y Cambridge. Guillermo, de 40 años, ha pasado también a ser el primero en la línea de sucesión a la Corona.

Ha sido, tal y como marca el protocolo, la primera ministra británica, Liz Truss, quien ha anunciado que el nuevo jefe de Estado de Reino Unido llevará el nombre de Carlos III. “Hoy la Corona pasa, como lo ha hecho durante más de mil años, a nuestro nuevo monarca, nuestro nuevo jefe de Estado, Su Majestad el rey Carlos III”, ha dicho Truss en una declaración al país ante la residencia oficial de Downing Street.

Qué pasará ahora

Tras el fallecimiento de la reina se han desplegado las operaciones ‘Unicornio’ y ‘Puente de Londres’, con los pasos a seguir, que pasan por trasladar sus restos mortales hasta Londres.

Todas las alarmas sobre su estado de salud saltaron este jueves cuando, a través de un comunicado, el Palacio de Buckingham informó de que los médicos estaban “preocupados” por el estado de salud de la reina y que recomendaban que quedara bajo supervisión médica.

Hasta Balmoral se ha desplazado el núcleo principal de la familia real: Carlos de Inglaterra, el heredero del trono, su esposa, Camilla Parker-Bowles y el resto de hijos de la reina: Andrés, Eduardo y la princesa Ana. Tanto el duque de Cambridge como Enrique, han hecho lo propio. Sin embargo, el hermano pequeño de Guillermo no ha podido llegar antes de la muerte de su abuela.

La salud de la reina, que hace tiempo que experimentaba “problemas de movilidad”, había empeorado desde que el pasado martes recibiera en Balmoral a Boris Johnson, quien le presentó su dimisión como primer ministro, y su sucesora, Liz Truss, a quien encomendó la formación de un Gobierno.

La Isabel II, en el balcón del Palacio de Buckingham, durante su Jubileo (Photo: WPA Pool via Getty Images)
La Isabel II, en el balcón del Palacio de Buckingham, durante su Jubileo (Photo: WPA Pool via Getty Images)

La Isabel II, en el balcón del Palacio de Buckingham, durante su Jubileo (Photo: WPA Pool via Getty Images)

En los últimos meses, la monarca se había visto obligada a reducir sus apariciones públicas debido a su salud y se sabe que el pasado mes de octubre pasó una noche en el hospital por una enfermedad que no fue especificada.

Convertida en más que un pilar de la sociedad británica, la reina había celebrado este año su Jubileo de Platino, que conmemoró sus 70 años en el trono, un récord en la historia británica. En febrero se convirtió en la primera monarca británica en celebrar esta efeméride. Ya en 2015 logró superar los 63 años y 216 días de reinado de su tatarabuela, la reina Victoria, que era hasta entonces la soberana de las islas que más años había permanecido en el trono.

Imagen de archivo de la reina Isabel II durante el funeral por el príncipe de Edimburgo (Photo: WPA Pool via Getty Images)
Imagen de archivo de la reina Isabel II durante el funeral por el príncipe de Edimburgo (Photo: WPA Pool via Getty Images)

Imagen de archivo de la reina Isabel II durante el funeral por el príncipe de Edimburgo (Photo: WPA Pool via Getty Images)

Casada durante 73 años con el príncipe Felipe, duque de Edimburgo, hasta su fallecimiento en abril de 2021, tiene cuatro hijos, ocho nietos y doce bisnietos. El orden de sucesión establece que el hijo mayor ascenderá al trono en caso de que el monarca muera o abdique, normas que fueron enmendadas en 2013 para garantizar que los hijos no tenían preferencia sobre sus hermanas mayores, en caso de haberlas.

De esta forma, el príncipe Carlos era el heredero de la reina y el segundo en la línea sucesoria es el príncipe Guillermo, mientras que el hijo mayor de éste, el príncipe Jorge, figura en tercer lugar.

Una heredera inesperada

El 6 de abril de 1952 murió Jorge VI, hecho inesperado que provocó la ascensión de Isabel II al trono británico con tan solo 25 años. El fallecimiento de su padre se produjo mientras ella estaba de viaje oficial en Kenia junto a su marido, Felipe de Edimburgo, tarea que les había sido encomendada precisamente por los problemas de salud del rey.

La reina Isabel II y su marido, el duque de Edimburgo, el día de la coronación (Photo: Keystone via Getty Images)
La reina Isabel II y su marido, el duque de Edimburgo, el día de la coronación (Photo: Keystone via Getty Images)

La reina Isabel II y su marido, el duque de Edimburgo, el día de la coronación (Photo: Keystone via Getty Images)

El contexto en el que Isabel II asumió el trono no podía ser más complicado: Reino Unido afrontaba todavía las duras consecuencias de la posguerra y la disolución de su fructífero imperio colonial.

No fue hasta un año después cuando Isabel II fue coronada: así lo marcaba el protocolo por el luto y la ceremonia tuvo lugar el 2 de junio de 1953 en la abadía de Westminster ante los ojos del mundo. En un hecho inédito en la historia, el solemne acto fue televisado, lo que encumbró a la nueva reina hasta alta cuotas de popularidad.

Un perfil siempre neutral

Fue el comienzo de un longevo reinado, que ha tenido sus luces y sus sombras, y consolidado como una monarca constitucional. Isabel II también era la jefa de Estado de Reino Unido, aunque sus poderes son simbólicos y ceremoniales y permanece neutral en el plano político. De hecho esa ha sido siempre la tónica de su reinado: permanecer siempre sin pronunciarse en cuanto a intereses o  Asimismo, tenía entre sus competencias nombrar al Gobierno invitando al líder del partido que gane en las generales y disolver el Ejecutivo antes de los comicios.

La monarca era, además, jefa de Estado de otros catorce países de la Commonwealth, un grupo que se redujo en 2021 después de que Barbados se convirtiera en una república. Varios países caribeños, entre ellos Antigua y Barbuda, Bahamas, Jamaica y San Cristóbal y Nieves han apuntado además su intención de seguir los pasos de Barbados.

Uno de los grandes puntos de inflexión de su monarquía fue el divorcio de su hijo, el príncipe Carlos, y Diana de Gales y su posterior muerte en un trágico accidente de coche. Sus otros dos hijos también terminaron divorciándose y en los últimos años las acusaciones de racismo por parte de la duquesa de Sussex, Meghan Markle o los presuntos abusos sexuales del príncipe Andrés, han copado cientos de titulares y portadas de los medios de todo el mundo.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR