Muere una pasajera de un avión al ser succionada tras a la explosión de un motor en pleno vuelo

Una mujer ha muerto este martes tras ser succionada en pleno vuelo por el motor de un avión de la aerolínea Southwest, que tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia en el Aeropuerto Internacional de Filadelfia tras sufrir un problema en uno de los propulsores y parte del fuselaje.

La explosión del motor rompió la ventanilla junto a la que viajaba la mujer, que fue succionada y no salió despedida gracias a que varios pasajeros lograron agarrarla. Sin embargo, las heridas que había sufrido le causaron la muerte. El avión, un Boeing 737-700 que cubría la ruta entre Nueva York y Dallas, tuvo que ser desviado a Filadelfia tras sufrir dichos problemas. En el aparato viajaban 143 pasajeros y cinco tripulantes.

La cadena de televisión local NBC 10 ha indicado que el motor explotó poco después del despegue. Las imágenes que recogen los medios del avión tras el aterrizaje muestran daños en el motor y un agujero donde debía estar una de las ventanillas.

El presidente ejecutivo de la compañía, Gary Kelly, ha aseverado que se trata del primer incidente mortal en la historia de la aerolínea, que cuenta ya con 51 años de experiencia, y ha asegurado que la compañía comenzará a revisar toda su flota lo antes posible.

Asimismo, Kelly, que ha confirmado que la última inspección de la aeronave afectada tuvo lugar dos días antes del incidente, el domingo, 15 de abril, ha indicado que ha tratado de ponerse en contacto con la familia de la víctima.

La víctima, procedente del estado de Nuevo México, ha sido identificada como Jennifer Riordan, de 43 años, según ha recogido la cadena de noticias ABC. "Jennifer ha fallecido como resultado de un incidente registrado en el vuelo número 1380 de la aerolínea Southwest", ha indicado su familia en un comunicado.

"Su pasión y amor hacían crecer nuestra comunidad y se expandían por todo el país. Su impacto sobre todo y todos nunca podrá ser medido (...) Agradecemos el apoyo de familiares, amigos y...

Sigue leyendo en El HuffPost