Muere a los 91 años Mijail Gorbachov, el último líder soviético

·5 min de lectura

El dirigente soviético Mijai Gorbachov, artífice de los primeros pasos de la Rusia moderna y último líder de la Unión Soviética, ha muerto en un hospital de Moscú a los 91 años de edad.

El exdirigente que logró cambiar el mundo ha fallecido tras una “enfermedad grave y prolongada”, según el escueto mensaje público del Hospital Clínico Central, recogido por las agencias de noticias oficiales rusas.

Según las primeras informaciones, Gorbachov será enterrado en el cementerio de Novodevichy de Moscú, donde yacen los restos de destacados personajes de la historia del país y se encuentra también la tumba de su esposa, Raísa.

Gorbachov llegó a poner rostro humano al comunismo soviético y mientras que para algunos fue el impulsor de la libertad en el país y el gran reformador, para otros fue un traidor porque meses después de su dimisión la Unión Soviética se desintegró dando pasó a 15 repúblicas exsoviéticas.

En sus últimos años, Gorbachov ha permanecido alejado de los focos mediáticos en un discreto segundo plano político. Pero en alguna de sus intervenciones y entrevistas llegó a mostrar su preocupación por la renovada tensión entre Rusia y EEUU.

En marzo de 2021, al cumplir 90 años, en su defensa de la Perestroika, la política reformista que abrió las puertas de lo que hoy es Rusia y que considera aún inacabada, Gorbachov llegó a insistir en que su defensa de que “nos movimos en la dirección correcta”.

Un comunismo con rostro humano

Sus años de gobierno (1985-1991) llegaron a cambiar el mundo. Con él se acabó la carrera armamentística entre la URSS y EEUU y por tanto la Guerra Fría y tras su mandato se vino abajo la Unión Soviética. Es por ello, que se llegó a ganar la fama de traidor entre los comunistas más nostálgicos, incluido Vladimir Putin, que apuntan a esa parte de la historia como la mayor catástrofe del siglo XX.

Otros, en cambio, aplauden su gestión por traer la libertad a la URSS y a los pueblos del este de Europa. Además, logró que, después de la tragedia en la planta nuclear de Chernóbil donde el régimen reveló muy poca información de lo sucedido, la política soviética se hiciera más transparente con el objetivo de conseguir un socialismo con rostro humano, lo que se conoce como Glasnost .

Así como en Moscú tenía sus críticos, en Occidente se ganó su popularidad sobre todo por la firma de los tratados del desarme nuclear. Sin embargo, pese a su empeño por renovar el país, no logró mejorar la calidad de vida de su pueblo.

Si quiero cambiar algo, debo aceptar el cargo. Así no se puede seguir viviendoMijail Gorbachov.

La caída soviética

En el verano de 1991 fracasó un intento de golpe de Estado después de que la mayoría de las tropas enviadas a Moscú se pusieran en fila al lado de los manifestantes o de los no desertados. Y Gorbachov, que había sido trasladado a Crimea, regresó al Kremlin.

El enfrentamiento con su antiguo aliado, Boris Yeltsin, el primer presidente ruso elegido por sufragio universal, abrió una brecha insalvable.

Unos meses más tarde, el político y abogado decidió dimitir y, con su salida, se aceleró el proceso de disolución de la Unión Soviética que en diciembre de ese mismo año se vino abajo. Años más tarde, intentó sin éxito regresar a la política.

Reacción internacional

Se esperaba la reacción del presidente ruso y llegó. La noche de este martes Putin ha expresado su “profundo pesar” por la muerte de Gorbachov, según ha informado el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov. “Putin expresa su profundo pesar por la muerte de Gorbachov, por la mañana enviará un telegrama de condolencias a sus familiares y amigos”, ha dicho Peskov, citado por la agencia Interfax.

Entre los líderes internacionales, uno de los primeros en manifestarse públicamente ha sido Boris Johnson. El aún premier británico ha mostrado su “admiración” por el “coraje e integridad” que mostró el líder soviético en su tarea de Gobierno.

Johnson trae a Gorbachov a la época actual, comparando su legado con la guerra de Putin: “En una época de agresión de Putin en Ucrania, su incansable compromiso de abrir la sociedad soviética sigue siendo un ejemplo para todos nosotros”.

Mientras, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha reacción a través de un comunicado, donde ha destacado que Gorbachov era un hombre con una “visión extraordinaria”.

Biden ha asegurado que Gorbachov era un líder poco común, con la imaginación para ver que un futuro diferente era posible y el coraje para arriesgar toda su carrera para lograrlo. “El resultado fue un mundo más seguro y más libertad para millones de personas”, ha indicado.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, también se ha sumado a las condolencias por el fallecimiento de Gorbachov, del que ha dicho que “cambió nuestra historia común”.

“Mis condolencias por la muerte de Mijail Gorbachev, un hombre de paz cuyas elecciones abrieron un camino hacia la libertad para los rusos. Su compromiso con la paz en Europa cambió nuestra historia común”, ha escrito Macron en su cuenta de Twitter.

Poco antes que Johnson se ha pronunciado la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, quien ha descrito al exdirigente soviético como “un líder fiable y respetado” y ha dicho de él que, con sus reformas, “abrió el camino para una Europa libre”.

“Desempeñó un papel fundamental para poner fin a la Guerra Fría y derribar el Telón de Acero”, ha destacado Von der Leyen en su cuenta de Twitter. “No podemos olvidar su legado”, ha añadido.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR