Muere Jean-Paul Belmondo, leyenda del cine francés

·5 min de lectura

El actor Jean-Paul Belmondo, ícono del séptimo arte en Francia, falleció este 6 de septiembre a los 88 años. Recordado por su actuación en la legendaria ‘Breathless’ de Jean-Luc Godard, deja una huella de casi medio siglo de cine.

Lo fue todo a la vez: magnífico, timador, animal, incorregible, solitario, bandido... Jean-Paul Belmondo, el as de ases del cine francés en las décadas de los setenta y ochenta, falleció el lunes 6 de septiembre a la edad de 88 años en su residencia en París.

Con su muerte, se dobla una página del séptimo arte. Una página escrita con los nombres más grandes del cine francés: Bourvil, Jean Gabin, Lino Ventura, Alain Delon, Bernard Blier, Catherine Deneuve, Françoise Dorléac, Claudia Cardinale, Anna Karina, con quienes compartió pantalla. Jean-Luc Godard, François Truffaut, Jean-Pierre Melville, Georges Lautner, Henri Verneuil, Alain Resnais, Philipe de Broca, Claude Sautet, Claude Lelouch, con quienes rodó.

"Se encontraba muy cansado desde hacía tiempo. Murió tranquilamente", declaró su abogado y amigo, Michel Godest.

"El imperio del león"

Le agradecemos a Claude Lelouch el haber encontrado la fórmula que mejor resume la carrera del actor. Nacido el 9 de abril de 1933 en la burguesa Neuilly-sur-Seine, Jean-Paul Belmondo creció en una familia de artistas. Su padre, Paul Belmondo, un conocido escultor, y su madre, Sarah Rainaud-Richard, pintora, se esforzaron por interesar a su hijo en el arte. En cuanto a los estudios... Al joven solo le interesaba el deporte, sobre todo el boxeo, que practicaba con asiduidad. A los 16 años fue enviado a Auvernia para curar una infección pulmonar y decidió dedicarse al teatro.

Jean-Paul Belmondo inició su carrera en las tablas tras cuatro años en el conservatorio junto a, entre otros, Jean Rochefort, Jean-Pierre Marielle y Bruno Cremer. Luego empezó a conseguir pequeños papeles en la pantalla grande. Jean-Luc Godard se fijó en él y le dio un papel en un cortometraje antes de darle su primer papel importante, el del bandido Michel Poiccard en 'Sin aliento'. La película fue un éxito entre la crítica y el público; su consagración.

De la Nouvelle Vague al cine de aventuras

Así, Jean-Paul Belmondo interpretó una serie de papeles en la gran pantalla: La Nouvelle Vague (Jean-Luc Godard, Claude Chabrol), el cine italiano (Vittorio De Sica), las películas policíacas (Jean-Pierre Melville) e incluso el cine de aventuras (Philippe de Broca). El actor se adaptó a todos los géneros. Figura de esta nueva generación de actores atractivos -un estatus que disputaba con Alain Delon -, el actor se codeó entonces con la vieja guardia.

En 1962, el director Henri Verneuil lo contrató para interpretar al legendario Jean Gabin en 'Un singe en hiver', adaptación de culto de una novela de Antoine Blondin. Siete años más tarde, le dio vida a un ladrón de poca monta junto a Bourvil, en el que sería su mayor éxito de taquilla con más de 5,5 millones de entradas vendidas: 'El cerebro', de Gérard Oury.

Durante años, Jean-Paul Belmondo alternó las películas populares con las de autor, incluso si eso confundía al público en general. En 1969, por ejemplo, los espectadores, acostumbrados a sus papeles de protagonista joven y ligeramente rufián, rechazaron el drama de François Truffaut 'La sirena del Mississippi', en el que interpretaba a un marido maltratado por su esposa, Catherine Deneuve.

Sin embargo, fue tras el "fracaso" de 'Stavisky' que la carrera del actor dio un giro. Decepcionado por la fría acogida que tuvo la película de Alain Resnais en el Festival de Cannes de 1974, Jean-Paul Belmondo se dedicó a los éxitos de taquilla, que reportaban más entradas.

'Bébel', el actor doble de riesgo

Con 'Peur sur la ville', de Henri Verneuil, el actor inauguró una nueva era: la del actor-doble de riesgo, intrépido y temerario.

Durante este periodo de mucha acción, Jean-Paul Belmondo reinó en el cine francés. Productores y directores, conscientes de que solo con su nombre en el cartel podían atraer a millones de espectadores, escribieron papeles para él. 'Bébel', como se le llamaba entonces, acumuló roles principales en películas que mezclaban comedia y acción. Fue a su vez 'El cazador de hombres', 'As de ases', 'Le Professionnel', 'El Marginal', 'El rey del timo'... Aunque el público lo siguió, la crítica se cansó rápidamente de estos productos comerciales repetitivos.

Tras lesionarse realizando una acrobacia en el rodaje de 'Asalto al banco de Montreal', Belmondo abandonó progresivamente la gran pantalla para dedicarse al teatro, donde interpretó personajes legendarios del repertorio francés, como Cyrano de Bergerac, personaje que lo llevó a realizar una gira internacional. En 1988, al cumplir 30 años, Jean-Paul Belmondo recibió el César al mejor actor por su papel en 'El imperio del león'.

"¡He aquí el rey!"

Sus pocas apariciones en el cine ya no atraían a muchos espectadores. Incluso con 'Uno de dos', película que, 28 años después de 'Borsalino', selló su reencuentro con Alain Delon, le costó atraer al público. A partir de la década del 2000, sus problemas de salud lo alejaron gradualmente de su carrera como actor.

Sin embargo, volvía regularmente a los escenarios, no para actuar, sino para ser homenajeado; como en 2011 en el Festival de Cine de Cannes, donde fue premiado con la Palma de Honor; o en 2013 en el Festival Lumière de Lyon, donde unas 4.500 personas le aclamaron durante una ceremonia para rendirle homenaje.

Entre el público se encontraba el director estadounidense Quentin Tarantino, quien declaró con entusiasmo: "Belmondo no es solo el nombre de una estrella de cine, no es solo el nombre de un hombre, es un verbo que representa la vitalidad, el carisma, una fuerza del espíritu. Representa la ‘supercoolidad’. ¡Eso es lo que significa Belmondo! He aquí el rey". El rey se ha ido, pero su leyenda seguirá viva. Belmondo se puede conjugar en futuro.

Este artículo fue adaptado de su original en francés

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente