Muere el fundador de una ONG japonesa en un ataque en Afganistán

1 / 2
EFE/EPA/DENNIS SABANGAN

Kabul, 4 dic (EFE).- El fundador de la ONG Peshawar-kai & PMS (Servicio Médico Japonés de Paz) destinada a la ayuda humanitaria en Afganistán y Pakistán, Tetsu Nakamura, murió este miércoles junto a sus cinco acompañantes en un ataque contra el convoy en el que viajaba en la inestable provincia de Nangarhar, en el este afgano.

El atentado contra los vehículos de la ONG, incluido en el que circulaba el médico japonés Nakamura, ocurrió hacia las 8.00 horas (3.30 GMT) en la capital provincial, Jalalabad, afirmó a Efe el portavoz del gobernador de Nangarhar, Attaullah Khogyanai.

"En el ataque cinco personas murieron y Nakamura resultó herido", aseguró en un principio Khogyanai.

Sin embargo, poco después, el portavoz informó en su cuenta oficial de Twitter que "desafortunadamente, el doctor Nakamura perdió la vida debido a sus heridas", mientras las autoridades afganas intentaban trasladarlo a un hospital en Kabul.

Entre los muertos se encuentran además tres guardaespaldas y un conductor de la organización, precisó el portavoz, que dijo desconocer la identidad de otra de las víctimas.

El portavoz de la Policía de Nangarhar, Sayed Khan, aseguró a Efe por su parte que han iniciado una investigación sobre el ataque y que aportarán nuevos detalles tan pronto como concluyan las pesquisas.

El doctor Nakamura llegó a Pakistán en 1984 para trabajar en un hospital de la norteña ciudad de Peshawar, próxima a la frontera con Afganistán, dos años después comenzó a proporcionar asistencia médica a los refugiados afganos y, en 1991, abrió su primera clínica en un pueblo remoto de Nangarhar, según detalla la web de la ONG.

El médico japonés era amigo del presidente afgano, Ashraf Ghani, que hace apenas unas semanas le había agradecido su trabajo y le otorgó la ciudadanía afgana por su importante ayuda en la gestión del agua y el desarrollo agrícola en la nación asiática.

"El gobierno afgano condena enérgicamente el ataque atroz y cobarde contra el mejor amigo de Afganistán, el Dr. Nakamura, que dedicó su vida a cambiar la vida de los afganos, trabajando en la gestión del agua, los embalses y mejorando la agricultura", publicó en Twitter el portavoz del Palacio Presidencial, Sediq Sediqqi.

Ningún grupo insurgente se ha atribuido la responsabilidad del ataque, ocurrido en una provincia donde están activos tanto los talibanes como el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

El portavoz talibán, Zabihullah Mujahid, se distanció de lo ocurrido.

"El ataque contra el jefe japonés de la organización PMS no tiene nada que ver con los muyahidin del Emirato Islámico (como se hacen llamar los talibanes). Las organizaciones de caridad disfrutan de buenas relaciones con el Emirato Islámico y ninguna de ellas es objetivo para los muyahidines", aseguró en Twitter.

En 2008 un cooperante japonés de la ONG fue primero secuestrado y luego asesinado también en la provincia de Nangarhar.