El cantautor Armando Manzanero fallece por covid-19 a los 85 años

Redacción - BBC News Mundo
·6 min de lectura
Armando Manzanero
Armando Manzanero

El cantautor mexicano Armando Manzanero falleció este lunes a los 85 años, pocos días después de haber sido hospitalizado en Ciudad de México tras contraer coronavirus.

Manzanero deja tras de sí un legado inolvidable en la historia de la música en español, un sinfín de discos vendidos e innumerables reconocimientos, como el Premio Grammy honorífico en 2014.

El autor de clásicos de la balada romántica latinoamericana, como "Somos novios", "Voy a apagar la luz", "Contigo aprendí", "Esta tarde vi llover" y "No", fue hospitalizado la semana pasada en Ciudad de México tras dar positivo en covid-19 e intubado unos días después.

"Con mucho dolor lamento la muerte del maestro Armando Manzanero, uno de los más grandes compositores de México, sus canciones son parte definitiva de la educación sentimental de los mexicanos", escribió en Twitter la secretaria de Cultura de México, Alejandra Frausto.

"Generoso y sonriente, siempre comprometido con la cultura. Gracias por tanto", ha añadido la funcionaria.

Un artista incombustible

A lo largo de sus 70 años de trayectoria, Manzanero publicó más de 30 trabajos discográficos, musicalizó numerosas películas y escribió más de 400 canciones.

Armando Manzanero en la ceremonia de los Grammy en 2014.
En 2014, Manzanero se convirtió en el primer mexicano en recibir un Grammy honorífico por su trayectoria.

Manzanero, calificado como "el más importante compositor vivo de la música mexicana", fue además, productor musical y actor.

Sus temas han sido versionados a lo largo de los años por artistas de la talla de Elvis Presley, con "It's impossible", una versión en inglés de "Somos novios", Dionne Warwick, Tony Bennett, Alejandro Fernández o Christina Aguilera.

Además, produjo a muchos artistas mexicanos, apadrinó conciertos y buscó nuevos talentos, convirtiéndose en un referente de la industria cultural del país.

Desde la presidencia de la Sociedad de Autores y Compositores de México, cargo que ocupaba desde 2010, luchó para dignificar la labor de los artistas y reconocer la autoría de sus obras.

"He tenido mis tiempos en donde piensan que ya no doy más, que ya se terminó mi época, pero cuando surge una oportunidad ahí entro y les hago entender que no es cierto", llegó a decir este artista que escribió "de todo, lo mismo tropical que rock and roll".

Vídeo | El reencuentro conmovedor de un matrimonio de nonagenarios separado durante 3 meses por una enfermedad

Redacción - BBC News Mundolun., 28 de diciembre de 2020 1:31 p. m. GMT+2·4 min de lectura

La exabogada Zhang Zhan había sido detenida en mayo.

Zhang Zhan, una reportera ciudadana china que cubrió el inicio del brote de coronavirus de Wuhan, ha sido condenada a cuatro años de prisión.

Zhan fue declarada culpable de "buscar altercados y provocar problemas", un cargo que se usa frecuentemente en ese país contra activistas.

La exabogada de 37 años fue detenida en mayo y lleva varios meses en huelga de hambre. Sus abogados dicen que se encuentra en mal estado de salud.

Zhang es una entre varios periodistas ciudadanos que han enfrentado problemas por informar sobre lo que estaba ocurriendo en Wuhan, la localidad china donde comenzó el brote de SARS-CoV-2.

En China no hay medios de comunicación que no sean oficiales y se sabe que las autoridades toman medidas drásticas contra activistas o informantes cuyas denuncias consideran socavan la respuesta del gobierno al brote.

El presidente de China, Xi Jinping, ha insistido en varias oportunidades en que su gobierno manejó correctamente el brote.

"Zhang Zhan parecía devastada cuando se anunció la sentencia", dijo Ren Quanniu, uno de sus abogados defensores, a la agencia de noticias AFP.

Ren agregó que la madre de Zhang, que estaba en el tribunal, sollozó en voz alta cuando se leyó el veredicto.

Otras detenciones

Zhang había viajado a Wuhan en febrero para informar de forma independiente sobre el brote.

La ciudad china de Wuhan es considerada el primer epicentro de la pandemia.

Sus informes transmitidos en vivo y sus escritos se compartieron ampliamente en las redes sociales, lo cual llamó la atención de las autoridades chinas.

La organización Defensores Chinos de los Derechos Humanos (CHRD, por sus siglas en inglés Chinese Human Rights Defenders) señaló que sus reportes también incluyeron las detenciones de otros periodistas independientes y el acoso que estaban sufriendo las familias de algunas víctimas que pedían una rendición de cuentas.

En una entrevista en video con un cineasta independiente antes de su arresto, Zhang dijo que decidió visitar Wuhan después de leer una publicación en línea de un residente sobre la vida en la ciudad durante el brote.

Una vez allí, comenzó a documentar lo que vio en las calles y hospitales en transmisiones en vivo, a pesar de las amenazas de las autoridades.

"Quizás tengo un alma rebelde. Solo estoy documentando la verdad. ¿Por qué no puedo mostrar la verdad?", dijo en un clip de la entrevista obtenido por la BBC.

"No dejaré de hacer lo que hago porque este país no puede retroceder".

"Información falsa"

Zhang desapareció el 14 de mayo, según el CHRD. Un día después, se reveló que había sido detenida por la policía en Shanghái, a más de 640 km de distancia.

En marzo, el presidente de China, Xi Jinping, dijo que el virus había sido controlado con éxito en la provincia de Wuhan y Hubei.

A principios de noviembre se le presentaron cargos formales.

El documento de la acusación señala que Zhang envió "información falsa a través de texto, video y otros medios vía (plataformas como) WeChat, Twitter y YouTube".

También está acusada de aceptar entrevistas con medios de comunicación extranjeros y de "difundir maliciosamente" información sobre el virus en Wuhan. Se recomendó una sentencia de cuatro a cinco años.

En protesta por su arresto, Zhang hizo una huelga de hambre, lo cual ha deteriorado su salud.

Uno de sus abogados dijo en un comunicado que cuando la visitó a principios de diciembre, ella le había dicho que la estaban alimentando a la fuerza mediante una sonda.

También dijo que sufría dolores de cabeza, mareos y dolor de estómago.

"Restringida las 24 horas del día, necesita ayuda para ir al baño", dijo el abogado Zhang Keke, quien también indicó que tiene problemas para dormir.

"Se siente psicológicamente agotada, como si cada día fuera un tormento", dijo el abogado que había solicitado el aplazamiento del juicio dado su estado de salud.

Zhang había sido detenida en 2019 por expresar su apoyo a los activistas en Hong Kong.

"Sentencia alarmante"

Leo Lan, consultor de investigación y defensa del grupo de derechos humanos Network of Chinese Human Rights Defenders, dijo que la sentencia de Zhang es "alarmante".

"(Su) sentencia es muy dura. El gobierno chino está muy decidido a silenciarla e intimidar a otros ciudadanos que intentaron exponer lo que sucedió en Wuhan", le dijo a la BBC.

"Me preocupa el destino de otros ciudadanos detenidos que también informaron sobre la pandemia".

Varios reporteros ciudadanos que informaron desde Wuhan, entre ellos: Li Zehua, Chen Qiushi y Fang Bin, desaparecieron a principios de este año.

Li finalmente apareció y explicó que había sido puesto en cuarentena a la fuerza, mientras que se informó que Chen está con su familia, pero bajo supervisión del gobierno.

Aún se desconoce el paradero de Fang Bin.

Vídeo | "Esto es lo que verás al final de tu vida si no usas mascarilla”: el mensaje duro de un médico de la UCI

Otras historias que te pueden interesar: