Un motorista casi cuadruplica la tasa de alcohol y, aún así, le absuelven por una razón inverosímil

·2 min de lectura

Ha ocurrido en Galicia. La Audiencia de Pontevedra, como informa La voz de Galicia, ha ratificado una sentencia previa del Juzgado de lo Penal que absuelve a un motorista que casi cuadriplicaba la tasa de alcohol permitida en sangre tras sufrir un accidente con la moto que conducía. La clave de su absolución está en que no ha podido demostrarse que el motor estuviese encendido.

El motorisa chocó de madrugada contra un bordillo y cayó al suelo. (Foto: Getty Images)
El motorisa chocó de madrugada contra un bordillo y cayó al suelo. (Foto: Getty Images)

Los hechos se remontan a la madrugada del 24 de junio de 2020. La Policía Local de Pontevedra acudió a una zona cercana al cementerio de Santo Mauro tras recibir aviso de un accidente. Al llegar al lugar se encontraron con el ahora absuelto y su moto, una Vespa. El hombre había impactado contra el bordillo y caído al suelo. “Ante los evidentes síntomas externos de intoxicación etílica que presentaba”, según recoge la sentencia estos serían “halitosis alcohólica y deambulación vacilante con movimiento oscilante de verticalidad”, se procedió a hacerle la prueba de alcoholemia.

El resultado fue de 0,93 y 0,97 miligramos de alcohol por litro de aire espirado. Casi el cuádruple de lo permitido por ley. Aún así, la justicia le ha absuelto en dos ocasiones después de que el Fiscal recurriese la primera sentencia del Juzgado de lo Penal. El argumento esgrimido en la sentencia para su absolución es que no se ha podido demostrar que el acusado condujese con el motor encendido y, por eso, no se le puede aplicar la normativa referente a la conducción de vehículos de motor bajo los efectos del alcohol, el artículo 379,2 del Código Penal.

“El ordenamiento penal no ofrece al intérprete una definición propia de qué debe entenderse por conducción de un vehículo de motor” señala la sentencia, que añade que “no hay duda de la realidad del desplazamiento, pero, en este caso, el movimiento no procede del motor sino de la propia acción del sujeto”. Lo que viene a decir esta resolución es que al no haber encendido el motor, la moto funcionaba de manera similar a una bicicleta y por tanto “no puede incluirse en la categoría exigida por el tipo penal de vehículo de motor”.  

Por eso, concluye, “no es aplicable el tipo penal por el que se ha formulado acusación” y el motorista ha sido absuelto. Es la segunda sentencia a su favor, pero aún cabe recurso ante el Tribunal Supremo.

EN VÍDEO | Rías Baixas y Alto Minho, un ecodestino para amantes del turismo náutic

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente