Moscú envía refuerzos a Járkiv mientras Ucrania celebra la retoma de varios territorios

·3 min de lectura
© Viacheslav Ratynskyi / Reuters

La contraofensiva local sigue arrojando positivos luego de que las fuerzas ucranianas tomaran cerca de 100 kilómetros cuadrados que estaban bajo el mando ruso. El Kremlin se negó a responder consultas respecto a la situación en Járkiv y las derivó al Ministerio de Defensa. Decenas de civiles han comenzado a ser evacuados como consecuencia de la escalada bélica que este 9 de septiembre registró el impacto de misiles en la región.

Ucrania ha logrado una “victoria sustancial”, según catalogó la propia televisión rusa, entre ellas 'Rossiya 24', en los días recientes tras lanzar una contraofensiva en el este del territorio. Mientras busca lentamente avanzar en el sur, la región de Járkiv ha sido escenario de consecutivos triunfos locales para retomar kilómetros capturados por las fuerzas de Moscú.

Estos progresos ucranianos en Járkiv son los primeros que medios rusos admiten rápidamente desde la retirada de Kiev que se dio en marzo.

Según detalló el presidente Volodimir Zelenski, 20 localidades fueron liberadas en lo que equivale a más de 1.000 kilómetros cuadrados, tal como sucedió en Jersón la semana anterior. El mandatario publicó un video de soldados ucranianos izando la bandera en la ciudad de Balakliia, en señal de victoria.

Los analistas militares de Occidente han remarcado que este avance se produce cerca del principal ferrocarril en el que Moscú se ha apoyado para abastecer a sus fuerzas en el este, poniendo en riesgo de aislamiento a miles de soldados rusos. Por esa vía transporta toneladas de municiones y misiles para las paulatinas conquistas de poblados.

Aunque el Gobierno de Rusia no ha admitido ninguna derrota, el Kremlin se negó a hacer comentarios sobre los combates en Járkiv y derivó cualquier pregunta al Ministerio de Defensa.

Rusia lanza ofensiva ante la avanzada ucraniana en Járkiv

Como respuesta, este viernes 9 de septiembre se registraron bombardeos en el centro de la región que dejaron un saldo de diez personas heridas, incluidos tres niños, según comunicó el gobernador Oleh Synehubov.

Los cohetes impactaron un centro de artes para niños, una escuela y residencias, agregó el alcalde Ihor Terekhov en Telegram.

El jefe de gabinete presidencial de Ucrania, Andriy Yermak, tildó esta agresión como “una venganza” por los recientes éxitos en el campo de batalla. "Por cada éxito de las Fuerzas Armadas de Ucrania, por cada victoria, los rusos responden con ataques contra personas inocentes", publicó en Telegram.

En tanto que la cartera castrense también difundió un video donde se ve a los refuerzos embarcándose para dirigirse a lugares en disputa como Kupiansk e Izium.

Ciertas áreas residenciales están siendo evacuadas en Járkiv con motivo de la contraofensiva ucraniana, sobre todo en Kupiansk, dijo Maxim Gubin, jefe de la Administración Militar-Civil del distrito.

En conversación con la televisión estatal rusa, afirmó que los combatientes “mantienen sus posiciones”.

Un alto funcionario cercano a Zelenski ha admitido que también hay fuego cruzado en el sur, pero aclaró que allí los progresos no son tan significativos. Empero, subrayó que atacar en ambos frentes desnudó la línea defensiva de Rusia en el este.

Con EFE y Reuters