La mortalidad por tuberculosis en el mundo se reduce un 45% en los últimos 20 años

Informe mundial de la OMS 2013

El tratamiento de la tuberculosis ha salvado la vida de más de 22 millones de personas

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

En 2012 se detectaron 8,6 millones de nuevos casos de tuberculosis y murieron 1,3 millones de personas por su causa, unos datos que muestran que esta enfermedad "sigue siendo un problema importante de salud global", según explica la Organización Mundial de la Salud (OMS), pero que también revelan el progreso en el control de la enfermedad ya que, en los últimos 20 años, se ha reducido la mortalidad un 45 por ciento.

En el informe 2013 sobre la tuberculosis, publicado este miércoles en Génova (Italia), muestra el objetivo de la organización que es la reducción del 50 por ciento en la tasa de mortalidad en 2015, un deseo suscrito en los Objetivos del Milenio (ODM) de la ONU; no obstante, hace una advertencia, "la necesidad de dar un salto cualitativo en la atención de la tuberculosis y el control que sólo puede conseguirse si se abordan dos grandes retos".

"Una atención antituberculosa de calidad en todo el mundo ha hecho disminuir las muertes por tuberculosis", ha señalado durante la presentación del informe el director del Programa Mundial de la OMS TB, Mario Raviglione, para quien "la insuficiencia de recursos" está "en el corazón" del desafió de su reducción. Y en este sentido, alerta, "las regiones africanas y europeas no están actualmente en camino de alcanzar los objetivos de prevalencia y mortalidad".

Entre los datos negativos, destaca que, de los casos detectados el año pasado, se estima que al menos tres millones de personas -un 75% corresponden a 12 países-, "es decir una de cada tres personas que enferman de tuberculosis", están siendo 'perdidas' por los sistemas de salud. Además, muchos países no están logrando altas tasas de curación, debido a la falta de capacidad de servicio y la escasez de recursos humanos.

"Los programas contra la tuberculosis no tienen la capacidad de encontrar y cuidar a las personas que son "difíciles de alcanzar", a menudo fuera del sistema formal de salud o estado. Eslabones débiles en la cadena de la tuberculosis (una cadena que incluye la detección, tratamiento y atención) conducen a que estas personas perdidas", señala el informe.

Entre otros datos positivos, la OMS destaca que el tratamiento de la tuberculosis ha salvado la vida de más de 22 millones de personas; el número de personas detectadas en todo el mundo con las pruebas de diagnóstico rápido se incrementó en más de un 40 por ciento a 94.000 en 2012, lamentablemente tres de cada cuatro casos son multirresistentes y sin un diagnóstico.

El jefe de la División de Estrategia, Inversiones y el impacto del Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria, Osamu Kunii, ha destacado el gran avance conseguido en la lucha contra la tuberculosis, pero ha advertido de que "estamos en un momento crucial en el que no podemos permitir que estas ganancias van en reversa".

"Necesitamos el compromiso de la comunidad internacional para hacer frente a la importante falta de fondos para luchar contra esta enfermedad", señala, y, para ello, el informe insta a mejorar con varias acciones prioritarias: abordar con urgencia la crisis MDR-TB; intensificar y aprovechar los éxitos TB-VIH para llegar lo más cerca posible a la terapia antirretroviral completa (ART); cobertura para las personas co-infectadas con TB y VIH; aumentar el financiamiento nacional e internacional; y acelerar la rápida adopción de nuevas herramientas.

TUBERCULOSIS Y SIDA

La OMS estima que 450.000 personas se enfermaron con tuberculosis multirresistente (MDR-TB), siendo China, India y Rusia los países con mayor carga. Y a alrededor de 16.000 casos de MDR-TB notificados a la OMS en el año 2012 no se les ha puesto en tratamiento, además se han observado que cada vez más se producen largas listas de espera en la administración de los tratamientos.

"Es inaceptable que un mayor acceso al diagnóstico no va acompañada de un mayor acceso a la atención de la MDR-TB. Tenemos pacientes diagnosticados pero no suministros de medicamentos suficientes o personal capacitado para tratarlos. La alerta sobre la resistencia antimicrobiana ha sonado, y ahora es el momento de actuar para detener la TB resistente a los medicamentos", explica Raviglione.

Otro problema identificado se relaciona con el VIH, la coepidemia. Si bien ha habido avances significativos en la última década en la ampliación del acceso al tratamiento antirretroviral para los pacientes con tuberculosis que viven con el VIH, menos del 60 por ciento estaban recibiendo medicamentos antirretrovirales en 2012. Del total de nuevos casos se estima que un 16 por ciento (1,1 millón) están infectados con el VIH.

PUBLICIDAD