Mortífera explosión en una mezquita rompe la tregua en Afganistán

·3 min de lectura

Una explosión causó al menos 12 muertos en una mezquita de las afueras de Kabul e hizo saltar por los aires la tregua provisional alcanzada por el fin del Ramadán, en un contexto de retirada de las fuerzas estadounidenses.

"El balance de muertos subió a 12 fallecidos, incluyendo el imán de la mezquita, y otros 15 heridos", indicó Ferdaws Framurz, portavoz de la policía de la capital.

El atentado se produjo durante la oración del viernes, en el segundo día de un alto el fuego de tres días alcanzado por los talibanes y las fuerzas afganas con motivo del Aíd al Fitr, la fiesta musulmana que marca el fin del Ramadán.

Horas después, negociadores del gobierno y de los talibanes anunciaban una reunión en Catar el viernes para discutir cómo acelerar las negociaciones de paz.

Las dos partes "insistieron en acelerar las negociaciones de paz", aseguró un tuit del equipo del gobierno afgano. Los talibanes por su parte tuitearon que "ambas partes acordaron continuar las negociaciones después" del Aíd al Fitr.

La violencia ha sacudido al país en las últimas semanas, después de que Estados Unidos empezara a retirar el 1 de mayo las tropas que todavía tenía desplegadas en el país, 2.500 soldados.

El gobernador de la provincia de Uruzgan, Fazel Ahmad Shirzad, acusó a los rebeldes de haber violado dos veces el alto el fuego mediante ataques contra las fuerzas de seguridad.

- Segunda base estadounidense del país -

La semana pasada, todavía despegaban aviones estadounidenses desde la base aérea de Kandahar (sur), una de las más importantes del país, para apoyar a las fuerzas afganas contra una ofensiva de los talibanes.

La embajada estadounidense confirmó que la base fue entregada a las fuerzas afganas.

"Devolvieron las instalaciones a las fuerzas afganas", precisó el director del aeropuerto de Kandahar.

Esta base fue en su momento la segunda más importante para las tropas estadounidenses y extranjeras en el país.

Kandahar es un antiguo bastión talibán y en los últimos meses ha sido escenario de un aumento de la violencia y de los ataques de los insurgentes.

Estados Unidos y la OTAN se comprometieron a retirar a todas sus tropas antes del 11 de septiembre, cuando se cumplirán 20 años de los atentados del 2001. El ejército estadounidense anunció el martes que había avanzado entre un 6% y un 12% en su retirada de Afganistán.

Pocos son los que piensan que las fuerzas afganas podrán enfrentarse los talibanes sin la protección del apoyo aéreo y las fuerzas especiales estadounidenses.

Estas últimas semanas los combates se han intensificado en varias provincias, y el martes los talibanes se apoderaron de un distrito controlado por el gobierno afgano en las afueras de Kabul.

Los combatientes talibanes estrechan el cerco sobre los grandes centros urbanos, como si esperaran a la retirada de las tropas extranjeras para lanzar grandes ofensivas contra las ciudades.

El 8 de mayo, más de 50 personas murieron y unas cien resultaron heridas en un barrio chiita hazara del oeste de la capital, en una serie de explosiones de bomba delante de una escuela de niñas. Fue el atentado más mortífero en un año.

Las autoridades lo atribuyeron a los talibanes, pero estos lo desmintieron.

mam/emh/ecl/jvb/es/pc