Morgues desbordadas por las víctimas de covid-19 en Tailandia

·2 min de lectura

En Tailandia, las morgues atestadas de víctimas de covid-19 alquilan contenedores refrigerados para almacenar los cuerpos, todo ello en medio del agotamiento del personal sanitario y médico.

"La sobrecarga física y mental es muy alta (...), algunos miembros de nuestro personal se desmayan. Estamos al límite de nuestra capacidad" afirma Thanitchet Khetkham, empleado en el depósito de cadáveres del hospital de la universidad de Thammasat, al norte de Bangkok.

Ataviado con su traje de protección, guantes, visera y mascarilla en el rostro, el trabajador examina con la ayuda de un hisopo un enésimo cuerpo que acaba de llegar a su servicio.

Si es positivo al covid-19, no se podrá practicar ninguna autopsia y deberá ser incinerado rápidamente en un crematorio.

El servicio de Thanitchet Khetkham está desbordado desde hace días. Han tenido que alquilar un contenedor, que antes era utilizado para almacenar productos perecederos, y ahora se ha reconvertido en depósito de cadáveres.

Si esto sigue así "necesitaremos más", afirma el joven.

Tailandia, que logró superar 2020 con un reducido número de casos de covid-19, es ahora muy vulnerable --como otros países de Asia- a la epidemia, debido a la variante delta.

Este jueves se han registrado unos 21.000 nuevos casos, algo nunca visto desde el inicio de la crisis sanitaria. Y se han registrado 160 muertos, en su gran mayoría en Bangkok.

La megalópolis de diez millones de habitantes y una parte del país están sometidos a severas restricciones y se ha impuesto un toque de queda nocturno.

Pero la campaña de vacunación es lenta. Solamente cuatro de los 70 millones de tailandeses han recibido dos dosis de vacuna, y el gobierno del primer ministro Prayut Chan-O-Cha es criticado por su gestión de la crisis.

"Antes de fin de año prevemos administrar al menos 10 millones de dosis por mes" declaró el portavoz del gobierno Anucha Burapachaisri.

De momento, los cuerpos de los muertos por covid-19 permanecen varios días en sus casas antes de que los equipos médicos se ocupen de ellos.

"Debemos seguir haciendo nuestro trabajo hasta que no podamos más" dice Thippailin Phinjirapong, médico forense de la morgue de Thammasat.

Pero para ello es necesario más personal, insiste.

"El número de empleados es el mismo que antes de la pandemia, pero el trabajo que hacemos se ha triplicado. ¿Qué ocurriría si uno de nosotros enferma?" se pregunta.

pit-sde/mba/me/es

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente