Montilla acusa a Puigdemont de querer "dinamitar" el diálogo por partidismo

1 / 2
El expresidente de la Generalitat José Montilla en una entrevista con Efe. EFE/Toni Albir

Barcelona, 13 feb (EFE).- El expresidente de la Generalitat José Montilla ha acusado al expresident y líder de JxCat, Carles Puigdemont, de querer "dinamitar" la mesa de diálogo entre gobiernos y de priorizar sus intereses partidistas y personales, en plena "competición" con ERC por la hegemonía del espacio independentista.

En una entrevista con Efe, Montilla ha dicho que "desgraciadamente" una parte del independentismo desea que la mesa de diálogo descarrile sin haber servido para encontrar una solución al contencioso político catalán.

Según Montilla, "JxCat tiene una actitud diferente a la de ERC", de hecho "compite con ERC" por el mismo espacio, y "los objetivos de Carles Puigdemont son muy diferentes a los de Oriol Junqueras".

"Puigdemont tiene unos objetivos que son dinamitar el diálogo, que este proceso no llegue a buen puerto", ha denunciado Montilla.

"La campaña de las elecciones que seguramente vendrán en otoño ha empezado ya para Carles Puigdemont, que seguramente aspira a liderar la lista" de JxCat, ha añadido el expresident socialista.

Prueba de esta estrategia es, según Montilla, la moción en el Parlament que impulsó JxCat "de manera unilateral, sin pactarla con ERC" y que reclama la presencia de un "mediador".

La moción fue aprobada con los votos a favor de JxCat, ERC y la CUP, horas después de la reunión que mantuvieron el presidente catalán, Quim Torra, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

A su entender, esa moción de JxCat "tenía por objeto marcar territorio ante su socio del Govern y adversario en las próximas elecciones".

"En el mundo independentista hay gente que quiere abordar sinceramente un diálogo, una negociación, con una voluntad constructiva, tanto en ERC como también fuera de ERC. Y hay otra gente que quiere que esto no vaya a ninguna parte, que quiere dinamitar este proceso", ha subrayado.

Para Montilla, "es comprensible que la CUP tenga esta actitud", pero que haga lo mismo JxCat, "heredera del espacio político de Convergència", es "menos comprensible".

"Eso solo es comprensible en clave de quién gobierna JxCat, una formación política que está exclusivamente al servicio no del país sino de los intereses de una persona, que es Carles Puigdemont. A Carles Puigdemont no le interesa que esta negociación y este diálogo puedan acabar en un pacto", ha insistido.

A Puigdemont, ha dicho, el diálogo entre gobiernos "no le interesa para sus objetivos políticos; sus objetivos partidarios y personales son más importantes que el país".

Para que el diálogo sobre Cataluña pueda "avanzar", ha afirmado, son "necesarias" dos condiciones: una incumbe al Gobierno del Estado y la otra a las fuerzas independentistas.

La primera de las condiciones, ha opinado, ya se está cumpliendo: "Por parte del Gobierno de España, si ahora se apuesta por el diálogo y el pacto, ya hay un cierto reconocimiento de que la vía exclusivamente judicial y policial escogida hasta ahora por los Gobiernos del PP fue una vía equivocada".

Por parte del independentismo, en cambio, "debería haber un cierto reconocimiento de que con la vía unilateral no se va a ninguna parte, que se equivocaron optando por esa vía".

"Las personas y las formaciones políticas nos equivocamos, y no pasa nada si se admite esta equivocación", ha señalado Montilla, que ha lamentado los "complejos" que aún tiene el mundo independentista a la hora de admitir que la unilateralidad fue un error, porque aquel que lo reconoce es tachado automáticamente de "traidor".

Montilla ha puesto en valor el giro pragmático que trata de imprimir ERC, pero "el problema es que, pese a todo, tienen un adversario en el espacio independentista que los está vigilando y tiene unas ganas terribles de llamarlos traidores", y esto "les condiciona" a la hora de hacer declaraciones y trazar su estrategia.

Por otro lado, Montilla, que presidió el segundo gobierno tripartito con PSC, ERC e ICV-EUiA entre 2006 y 2010, no cree que esa misma coalición sea una opción "realista" a corto plazo: "Hoy yo creo que no es posible, no nos engañemos".