FOTOS I Monjes convertidos en sanitarios para ayudar contra el coronavirus

Debajo de los trajes EPI, los monjes budistas tailandeses siguen llevando sus tradicionales túnicas. En un momento en el que la variante delta golpea duramente al país, estas personas se han puesto manos a la obra para echar una mano en lo que pueden.

Así, visitan los barrios más pobres de Bangkok, aquellos a los que el Estado no llega, para repartir alimentos y medicinas, hacen test de coronavirus, entierran a los muertos e incluso aislan en sus templos a los positivos.

En tiempo de dificultades, su labor va mucho más allá de lo espiritual y suponen un alivio para miles de personas que son atendidas de manera desinteresada. Aunque saben que existen riesgos de contagio, consideran que el beneficio social merece la pena.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente