Monica Lewinsky se disculpa por formar parte de la polémica humillación pública de “Plane Bae”: “Lo sé mejor que nadie”

Monica Lewinsky se disculpa por difundir una historia que se hizo viral sobre dos desconocidos que coquetearon en un avión. (Foto: Getty Images)

Monica Lewinsky se está disculpando por haber formado parte de un escándalo que provocó que hostigaran y acosaran a una mujer en las redes sociales.

“Le debo una disculpa a #PrettyPlaneGirl y a las personas que me siguen en Instagram por mi postura anti-bullying y anti-humillación pública”, escribió Lewinsky el domingo refiriéndose a un hilo de conversación en Internet conocido como #PlaneBae, que comenzó con dos extraños coqueteando en un avión y terminó con una mujer abandonando las redes sociales porque temía por su seguridad.

Lewinsky no inició el hilo de conversación, pero asumió su responsabilidad porque lo compartió el 4 de julio al tuitear: “Este hilo de conversación es increíble…”. También hizo referencia al escrutinio público al que se enfrentó tras su amorío con Bill Clinton durante la presidencia de este.


Hilo de conversación.

Le debo una disculpa a #PrettyPlaneGirl y a las personas que me siguen en Instagram por mi postura anti-bullying y anti-humillación pública. Mientras viajaba a Vancouver desde Los Ángeles… con destino a Sídney, Australia, descubrí un hilo de comentarios sobre un “incipiente romance” en un avión.


Quizá se debió a que mis padres se conocieron en un avión o a que me gustan las comedias románticas. Quizá porque estaba cansada o porque en ese momento entré en el bucle del “me gusta” y “retuitear”, al final lo compartí y también bromeé sobre el trayecto que aún me faltaba por recorrer.


Determinados comentarios del hilo de conversación me estremecieron, pero pensé que como sus rostros estaban bloqueados, no les afectaría demasiado. Sé mejor que nadie que a veces es difícil prever las consecuencias a largo plazo de nuestras decisiones.


No creo que la publicación original tuviera malas intenciones o pretendiera humillar a alguien, y esa tampoco era mi intención cuando compartí el hilo.


No obstante, cometí un error al echarle más leña al fuego a lo que era, a todas vistas, una invasión de la privacidad y, dada mi experiencia, debí haberme dado cuenta de que ese incidente podría acabar mal.


Una vez más, pido disculpas si mis acciones contribuyeron a generar estrés, malestar o violaron la privacidad de la mujer que iba en el avión.

¡Sin duda, esto me recuerda que debo aprender a controlarme mejor!

La polémica comenzó la semana pasada cuando una pareja de Texas, Rosey Blair y Houston Hardaway, a bordo de un vuelo con destino a Dallas, le pidieron a otra pasajera, conocida como Helen, cambiar de asiento para poder viajar juntos. En ese momento Blair hizo una broma y le dijo a Helen que quizá así encontraría “al amor de su vida”.

Al lado de Helen se sentó un hombre apuesto, que más tarde se supo era el jugador de fútbol Euan Holden, y la química entre ambos surgió inmediatamente, así que Blair pasó todo el vuelo tuiteando en directo y subiendo a Instagram fotos y fragmentos de su conversación a una audiencia de miles de personas fascinadas con la historia.










Blair también publicó que en determinado momento Helen y Holden fueron juntos al baño, y luego compartió una foto de suya caminando juntos cuando el avión aterrizó en el Aeropuerto Internacional de Dallas-Fort Worth.


Holden, divertido con la atención que acaparó la historia, compartió un vídeo en el que le pedía a sus seguidores que respetaran la privacidad de Helen, revelando accidentalmente su nombre, lo que hizo que las personas entraran en “modo fisgón”, dispuestas a revelar su identidad. Para empeorar aún más las cosas, Blair bromeó con sus seguidores sobre un video que ya ha borrado, diciendo que no tenía el permiso de Helen para revelar su identidad, añadiendo: “estoy segura de que son personas inteligentes”.


Como respuesta al intenso escrutinio público en el que se vio envuelta, Helen borró sus cuentas de las redes sociales, a raíz de lo cual muchos acusaron a Blair y Hardaway de hostigamiento y de comportarse de forma “horrible y acosadora”. Algunos recurrieron a Holden para intentar prolongar el interés público volviendo a contar la historia en el programa Good Morning America.

Blair no quiso hacer comentarios para Yahoo Vida y Estilo, pero el martes se disculpó públicamente con Helen, escribiendo: “Cuando hice esto y lo compartí, me sentía feliz y alegre, mi emoción era auténtica y sincera. Estaba tan feliz que no pude vislumbrar la naturaleza potencialmente abusiva de mis acciones y del desenlace de la historia”.


Elise Solé