¿Puede una moneda virtual desplazar el peso en México?

·Periodista
·5 min de lectura

Banxico prometió que en 2024 estará lista la nueva moneda digital mexicana. Aunque otros países de la región también han prometido el lanzamiento de sistemas similares, analistas creen que en Latinoamérica no está preparada para el cambio definitivo

México tendrá una moneda digital avalada por su Banco Central (Banxico). Pero contrario a lo que se cree, no se trata de un modelo de bitcoin. (Foto:Getty)
México tendrá una moneda digital avalada por su Banco Central (Banxico). Pero contrario a lo que se cree, no se trata de un modelo de bitcoin. (Foto:Getty)

Si confiamos en la promesa oficial, en dos años México tendrá una moneda digital avalada por su Banco Central (Banxico). No, no se trata de un modelo de bitcoin. Lejos de eso, será la versión “virtual” del actual peso de circulación tradicional. Y, ¿Para qué sirve esto?

Públicamente las autoridades han dicho que buscan contribuir a la inclusión financiera, ampliar las posibilidades de forma de pago y fomentar la innovación, según el resumen del documento “Estrategias de Pago” que Banxico difundió en diciembre de 2021. Sin embargo, bajo eso promesa podría esconderse la necesidad de no quedarse atrás en un movimiento global, así como ahorrar los costos que significan la producción de billetes y monedas.

En esta línea opina Jorge Sánchez Tello, director del programa de investigación de la Fundación de Estudios Financieros: “Básicamente, en esencia, el dinero electrónico ya existe. Es el que manejamos en las transacciones electrónicas. Ahora, los bancos centrales se están sumando a estos temas de tecnología”, explica a Yahoo Finanzas.

La idea no es exclusiva de Banxinco. El presidente del Banco Central de Perú, Julio Velarde, también dijo en noviembre pasado que trabajan en un proyecto de moneda digital. Mientras que, en Chile, la promesa fue que a inicios de 2022 comenzarían a estudiar las alternativas que mejor se adapten a las necesidades del país. Así como Uruguay y Brasil también se adelantan en el tema.

Las monedas digitales que proponen los bancos centrales son un equivalente a los billetes y monedas que han existido tradicionalmente, legalmente establecidas y con la funcionalidad suficiente para que los ciudadanos puedan hacer transacciones como sucede con el efectivo. China (bajo la denominación de e-CNY) y Suecia (E-krona) son pioneros en la puesta en práctica de este tipo de monedas digitales, recuerda la Fundación para Estudios Financieros de México (Fundef).

Ya en 2021 un total de 20 millones de personas y 3,5 millones de comercios del gigante asiático tenían monederos digitales, y se habían hecho transacciones por el orden de los 5,2 mil millones de dólares. “Las monedas digitales en estos dos países son un complemento”, dice Sánchez Tello.

¿Adiós al peso?

El debut de este tipo de dinero virtual es tan novedoso, que todavía no está claro cuáles son los próximos pasos. “Es importante notar que en todos los escenarios se parte de la hipótesis de que la CBDC (monedas digitales con aval del banco central) inicialmente coexiste con el efectivo, aunque en alguno de ellos la desaparición del efectivo aparece como una nueva consecuencia asociada a la adopción de la CBDC”, dice un informe sobre el tema divulgado por la trasnacional financiera BBVA.

La tesis final, admite Sáchez Tello, es que lo virtual terminaría por sustituir lo real. Sin embargo, no ve que esa opción sea factible ni siquiera en los próximos 50 años: “Hay economías muy desarrolladas, como EEUU y Singapur, donde se sigue usando mucho el dinero físico. Y en situaciones como las nuestras, donde tenemos altísimos niveles de informalidad, es imposible que ocurra. Muchas personas prefieren que se les siga pagando en efectivo”.

El informe BBVA advierte que en América Latina es indispensable que se garantice una mejora en la infraestructura y cobertura de acceso a redes móviles, con el fin de minimizar una desigual implementación del lanzamiento de este nuevo tipo de moneda. “Los países de Latam se encuentran en desventaja con respecto a los países desarrollados, donde estas condiciones podrían decirse que ya tienden a ser universales”.

Freno a las criptomonedas

Los bancos centrales de todo el mundo tampoco quieren dejarles el campo abierto a los sectores privados con eel uso de las criptomonedas. Esta es –aunque no la admitan– la principal razón que los llevó a involucrarse en la creación de una moneda virtual. “El coste de no innovar con una CBDC, ante un uso creciente de criptomonedas privadas, es la pérdida de control sobre las expectativas de inflación, con consecuencias negativas tanto para la transmisión de la política monetaria como para la economía”, advierte el informe de BBVA.

Aunque Sánchez Tello cree que el uso de las criptomonedas son una “moda” con mucha “volatilidad”, los datos oficiales apuntan a que México es el séptimo país de América Latina en el uso de criptomonedas. Alrededor de 10% de su población dice que tiene o utiliza este tipo de monedas virtuales, según cifras publicadas por Statista. En la región, Perú y Colombia van a la cabeza con poco más de 15% de sus ciudadanos activos en este tipo de modelo de intercambio económico.

“Hay una corriente que considera que el Estado tiene que desaparecer, que el sistema monetario puede ser manejado a través de privados como las criptomonedas. En realidad, eso sería un peligro para la economía de cualquier país, igual de peligroso que es que el Gobierno tenga el control sobre todo. Hay que tener una moneda digital regulada, donde el Banco Central siga teniendo el monopolio”, explica Sánchez Tello.

Entrar en el juego de las monedas virtuales puede ser mucho más práctico que oponerse tajantemente, o un paso previo antes de tomar otras medidas. Ya el camino radical lo tomó China en noviembre pasado, cuando declaró ilegales todas las transacciones con criptomonedas y causó un desplome momentáneo en el precio. Hoy, sin embargo, este tipo de comercio todavía se mantiene.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Criptomonedas - Consejos para cuidar tu dinero

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente