De Moncloa al 'barro municipal': el salto inédito de Reyes Maroto y Carolina Darias

Yolanda Díaz, Reyes Maroto y Carolina Darias
Yolanda Díaz, Reyes Maroto y Carolina Darias

Yolanda Díaz, Reyes Maroto y Carolina Darias

Salto al vacío. Pedro Sánchez probará para las elecciones municipales del próximo 28 de mayo una estrategia política sin precedentes en España. El presidente del Gobierno, que enfila la recta final de su mandato, se desprende de dos de sus ministras para pugnar por las alcaldías de Madrid y Las Palmas. Una apuesta arriesgada, compleja por sus consecuencias e inédita: nunca antes un ministro había abandonado su cargo para participar en unas locales.

Las dos tienen una difícil papeleta por delante. La ministra de Industria, Turismo y Comercio, Reyes Maroto, se enfrentará a Martínez-Almeida y Rita Maestre para recuperar la Puerta del Sol tras casi cuatro décadas fuera del poder y siendo actualmente la cuarta fuerza en el pleno municipal con sólo ocho concejales. Por otro lado, la aún ministra de Sanidad Carolina Darias tendrá que pugnar por mantener el control de la alcaldía de Las Palmas después de que Augusto Hidalgo, el actual regidor, opte ahora a presidir el Cabildo Insular de Gran Canaria.

El primer escollo está salvado. Ninguna de las dos tendrá que pasar por la confrontación de las primarias y ambas serán elegidas por “aclamación popular” al ser las únicas precandidaturas registradas en ambos municipios. El anuncio se hará oficial este miércoles 30 de noviembre.

Maroto y Darias se muestran confiadas ante el gran reto que se les avecina. “Si algo soy se lo debo a esta ciudad y a su gente. Aquí empezó todo y aquí vuelvo”, dijo la ministra de Sanidad el pasado fin de semana en un acto organizado por el PSOE Canarias. Por su parte, la ministra de Industria aseguró que quiere “un Madrid donde la gente pueda vivir bien”. “Quiero una ciudad inclusiva y feminista”, expresó. Aunque no le gustó nada que, hace unos días, una dirigente del PP se refiriera a ella en el Senado como “ministra candidata”. “Por respeto a la institución le agradecería que se dirija a mí como ministra del Gobierno de España”, respondió Maroto a Salomé Pradas.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Lo cierto es que ambas seguirán al frente de sus carteras hasta que arranque la campaña electoral de las elecciones municipales y autonómicas, allá por el 12 de mayo. Aunque antes, probablemente, tendrán que compaginar sus tareas de ministra con varios actos de precampaña.

Salvador Illa
Salvador Illa

Salvador Illa

Pero, ¿qué suerte han corrido los ministros que después se han lanzado a la aventura de la política autonómica y municipal? Del gobierno de Sánchez, sólo el exministro de Sanidad Salvador Illa ha cruzado dicha línea. Lo hizo el pasado febrero de 2021 para ser candidato del PSC en las elecciones catalanas. Illa había sufrido un importante desgaste tras cargar sobre sus hombros la gestión de la pandemia del coronavirus, pero se encontraba entre los ministros mejor valorados y Sánchez vio en él la opción perfecta ante Iceta, que no despuntaba en las encuestas. El presidente se encargó de dar cobijo al líder de los socialistas catalanes en el Gobierno, primero como ministro de Política Territorial y Función Pública, y después como titular de Cultura y Deporte.

Por su parte, Illa ganó las elecciones - ganó en votos y empató en escaños con ERC - pero la suma independentista volvió a dar mayoría absoluta. Actualmente, es el líder de la oposición y se ha ofrecido como muleta a ERC tras la ruptura con JxCAT.

Otros veinte miembros de distintos gobiernos de la democracia han intentado también ser regidores o presidentes autonómicos, aunque en la mayoría de casos sin éxito a la primera.

Esperanza Aguirre
Esperanza Aguirre

Esperanza Aguirre

En el plano autonómico, destaca la figura de Esperanza Aguirre. La expresidenta de la Comunidad de Madrid había ejercido como ministra de Educación y Cultura durante la primera etapa de Aznar y después fue presidenta del Senado. En 2003, finalmente, es elegida candidata para hacerse dueña de la Puerta del Sol y sólo logró alcanzar el poder tras la repetición de elecciones fruto del ‘Tamayazo’. Después, se mantendría nueve años más en el cargo.

Ángel Gabilondo también aspiró a dicho puesto. El ministro de Educación con José Luis Rodríguez Zapatero, ha sido el candidato del PSOE en 2015, 2019 y 2021, aunque en ningún caso obtuvo la llave de Sol. De hecho, en los últimos comicios quedó en tercer puesto y el partido ha confiado ahora en Juan Lobato para remontar en estos próximos comicios. En las elecciones anticipadas de 2021, Gabilondo también compitió con el exvicepresidente del Gobierno Pablo Iglesias, que dejó su puesto para batirse en duelo con Ayuso y acabó en cuarta posición. Después, renunció a su escaño para dar la ‘batalla mediática’. 

En las filas del PP no lograron su propósito de gobernar tras pasar por La Moncloa Javier Arenas en la Junta de Andalucía, ni en 2008 ni en 2012; Jaime Mayor Oreja y Alfonso Alonso, candidatos a lehendakari en el País Vasco en 2001 y 2016 respectivamente, o Josep Piqué en Cataluña en 2003. Aunque para ‘golpetazo’ el del exministro de Trabajo y Asuntos Sociales Manuel Pimentel, que fundó su propio partido en 2004 - Foro Andaluz - y se quedó fuera del Parlamento autonómico al sumar sólo el 1,19% de los votos.

Manuel Chaves y José Antonio Griñán, junto a Zapatero en 2009
Manuel Chaves y José Antonio Griñán, junto a Zapatero en 2009

Manuel Chaves y José Antonio Griñán, junto a Zapatero en 2009

Otros dirigentes que sí tuvieron mejor suerte fueron Francisco Álvarez-Cascos, que dirigió el Principado de Asturias (2011-12) tras fundar su propio partido - Foro Asturias -  Manuel Chaves (1990-2009) y José Antonio Griñán (2009-13) en Andalucía; y el catalán José Montilla (2006-10). Nada que ver con Antoni Asunción y Juan Fernando López Aguilar, que no consiguieron su objetivo de ser presidentes en la Comunidad Valenciana y Canarias tras su paso por el Gobierno.

En el plano municipal, encontramos los casos de éxito de Abel Caballero en Vigo, Juan Carlos Aparicio en Burgos, Soledad Becerril en Sevilla y Juan Alberto Belloch en Zaragoza. En el revés de la moneda se sitúan los socialistas Fernando Morán en Madrid y Carmen Alborch en Valencia, que nunca llegaron a ser alcaldes.

Sánchez prueba ahora la fórmula de enviar a un ministro a la pugna de las municipales directamente desde la Moncloa. Un experimento que pondrá a prueba su supuesta agudeza estratégica en un contexto complicado para el PSOE a tenor de las encuestas.

Las elecciones municipales y autonómicas serán la prueba de fuego definitiva para saber si Sánchez está en disposición de pugnar por un nuevo mandato. Y los resultados de Maroto y Darias en Madrid y Las Palmas respectivamente serán un buen termómetro para ello, puesto que dan el salto como apuesta personal del presidente.

También te puede interesar...