Este monasterio rumano se ha convertido en refugio para los ucranianos

Mientras que la guerra en Ucrania sigue sumando días en el calendario, miles de personas, principalmente mujeres y niños, siguen abandonando el país y se dirigen hacia Europa. El éxodo ya supera los tres millones de personas.

El continente está respondiendo a la llamada e incluso alcanza a los monasterios. En Putna, Rumanía, uno ortodoxo está sirviendo de refugio a todos aquellos que llegan desde Ucrania. Estas familias reciben alimento, techo y consuelo espiritual. Aunque la localidad queda algo alejada de las rutas tradicionales de los desplazados, lo cierto es que supone una alternativa muy buena a aquellos que no tienen donde quedarse.

El monasterio de Putna sirve como lugar de descanso antes de continuar la travesía o como sitio en el que alojarse a la espera de acontecimientos. De momento, ya ha acogido a unas 100 personas que son siempre bienvenidas, en mitad de un conflicto bélico que sigue prolongándose en el tiempo.

Más historias que te pueden interesar: