El momentazo de Yolanda Díaz en directo: habla por teléfono con una tendera y acaba llorando

·2 min de lectura

Yolanda Díaz, vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, ha protagonizado un emocionante momento de radio en la Cadena Ser al hablar por teléfono con Maite, la dueña de un ultramarinos de Valencia que decidió crear una cesta básica de la compra de 28 productos a 29 euros tras oír la idea de la política.

La emisora ha sorprendido a Maite al ponerle la llamada de Díaz, que ha acabado la conversación entre lágrimas. “Me habéis dejado sin palabras”, ha admitido en un primer momento la trabajadora.

“Te quiero dar las gracias en nombre de mi país y del Gobierno de España porque sois un ejemplo de cómo personas que tienen más dificultades estáis a disposición de la gente que más lo necesita y demostráis que es posible que vivamos un poquito mejor”, ha dicho la ministra.

Díaz ha explicado que conoció la historia del ultramarinos cuando estaba trabajando en su despacho y una persona de su equipo lo vio en Twitter. “Realmente me emocioné”, ha admitido.

“No, la que estoy emocionada soy yo, me vas a hacer llorar”, ha cortado Maite, que ha provocado la reacción de Díaz: “Voy a llorar yo”. La ministra ha explicado que lo que ella pedía era un esfuerzo a las grandes superficies, a los que más tienen: “Y vosotros nos habéis demostrado que fíjate si se puede y que no se puede vender a pérdidas y me consta que estáis contribuyendo a hacer un país mejor”.

“Yo me considero un comercio privilegiado, tengo que decirlo. A pesar de ser pequeño hay muy buena clientela y por eso podemos hacer esto”, ha explicado la tendera.

“Pero vuestra generosidad es ejemplar. Porque estén las grandes distribuidoras diciendo que no se puede y que vosotros y vosotras lo hayáis hecho posible evidencia que es posible hacerlo”, ha recordado Díaz, quien ha añadido: “No llores porque lloro yo. Las horas que trabajáis vosotros es un esfuerzo brutal y estáis dispuestos a ser generosos. Pues genial”.

En ese momento, Díaz ha roto a llorar desde su despacho antes de asegurar que, si puede, este fin de semana que va a estar en Valencia pasará por la tienda para dar por las gracias.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR