Moldavia, víctima indirecta de la guerra en Ucrania

Moldavia se ha convertido en víctima indirecta de la guerra en Ucrania. Esta semana, los bombardeos rusos sobre las infraestruturas energéticas ucranianas han provocado apagones masivos en buena parte del territorio moldavo.

Esto es debido a que los dos países siguen interconectados por los antiguos sistemas energéticos de la era soviética, como explica Mihai Tirsu, director del Instituto de Energía de la Universidad Técnica de Chisinau.

"Los flujos de energía van de Ucrania a Moldavia y de Moldavia a Ucrania, y cuando el flujo desaparece en un segmento, las otras líneas se sobrecargan. Cuando se producen desconexiones masivas en varias estaciones, el sistema se desconecta porque entran en juego los mecanismos de protección", dice Tirsu.

Moscú reduce a la mitad su suministro de gas natural a Moldavia

Estos apagones masivos han puesto de relieve los efectos devastadores que la guerra está teniendo el país más pobre de Europa, sobre el que Rusia ejerce una enorme presión. El ejemplo más reciente ha sido la decisión de Moscú de reducir a la mitad su suministro de gas natural a esta antigua república soviética.

Los ciudadanos moldavos afrontan la situación con resignación."Encendemos la calefacción solo por la noche y vemos la televisión a oscuras. Cuanto más hagamos esto, mejor para nuestro consumo de energía y para nuestros bolsillos", afirma un hombre.

La presidenta prooccidental de Moldavia, Maia Sandu, acusa a Moscú de ejercer un chantaje político para desviar al país de su camino hacia la Unión Europa, a la que presentó su solicitud de adhesión el pasado mes de junio. Por su parte, la UE ha prometido a Moldavia 250 millones de euros para hacer frente a la crisis energética.