Mohamed Salah, el futbolista que hizo descender los crímenes de odio contra los musulmanes en Liverpool

·4 min de lectura
El jugador del Liverpool Mohamed Salah disputando la final de la Super Copa de la UEFA en 2019. (Imagen creative commons vista en Wikimedia).
El jugador del Liverpool Mohamed Salah disputando la final de la Super Copa de la UEFA en 2019. (Imagen creative commons vista en Wikimedia).

Lo confieso, soy futbolero. Desde que comenzó la Eurocopa estoy hasta de mejor humor. No viene de ahora sino de hace muchos años, y no solo amo las competiciones entre países, sino también las de clubs. Entre uno de mis equipos favoritos se encuentra el Liverpool F.C., aguerrida escuadra con un historial envidiable. Nunca he tenido la fortuna de presenciar un partido en Anfield, pero solo imaginar a la multitud coreando el mítico «You’ll Never Walk Alone» mientras los reds salen al campo, hacen que se me pone la piel de gallina.

Dicen que su afición es una de las mejores del mundo. Fieles en la victoria y en la derrota, son especialmente imaginativos a la hora de animar musicalmente a sus jugadores. En su día, los cánticos iban dedicados a nuestro compatriota Fernando Torres. Ahora la figura indiscutible es un egipcio llamado Mohamed Salah, y el amor que la ciudad le profesa ha tenido un efecto secundario increíble: en el área de Liverpool los delitos de odio contra los musulmanes parecen haber descendido un 16% desde su fichaje en junio de 2017.

Tal y como escribieron los autores del trabajo: “Al ver partidos, entrevistas posteriores, vídeos promocionales en la web de su club y contenido extra en sus redes sociales, los aficionados se han visto expuestos a una información rica sobre la vida del jugador, tanto dentro como fuera del campo. Cada vez que marca un gol, los espectadores pueden ver – tal vez por primera vez – cómo es una oración musulmana”.

Para calcular el mencionado descenso del 16% en los crímenes de odio, los investigadores analizaron una base de datos de la policía local que incluía 15 millones de tweets publicados por aficionados británicos al futbol, a la vez que realizaron entrevistas a 8.000 personas que se declaraban fans del Liverpool.

Lo más alucinante del resultado es que le lleva totalmente la contraria a lo visto a nivel nacional al respecto del islam. En efecto, la islamofobia en el Reino Unido ha aumentado constantemente desde el 11 de septiembre de 2001. De hecho, en una encuesta llevada a cabo por el gobierno británico entre los años 2015 y 2017, el 60% de los entrevistados afirmó que “el islam choca con los valores británicos”.

Y mientras los británicos cada vez tienen peor imagen de islam, los hinchas del Liverpool idolatran a su figura egipcia. Para que os hagáis una idea del nivel de identificación que los seguidores reds han logrado con su estrella musulmana (a pesar que tanto él como su discreta y devota esposa Magi no podrían estar más alejados del estereotipo que acompaña a los futbolistas famosos y sus parejas) lo mejor es que veamos un ejemplo.

Sucedió en febrero de 2018, durante su primer año como jugador del histórico equipo inglés, tras una enorme actuación de Salah contra el Oporto (al que vencerían 5-0) que incluyó dos goles suyos y allanó el pase de su equipo a semifinales. Aquella noche la afición del Liverpool le dedicó estos cánticos a su estrella egipcia:

If he scores another few - Si mete unos pocos goles más

Then I’ll be Muslim, too. - También me haré musulmán

If he’s good enough for you, - Si [tu dios]es lo bastante bueno para ti

He’s good enough for me. - También lo será para mí

Sitting in a mosque, - A sentarme a una mezquita

That’s where I wanna be. - Ahí es donde quiero ir

¿No se aleja este mensaje diametralmente de la imagen que muchos tienen del “hooligan” inglés, pendenciero, xenófobo y bebedor de cerveza? Si la exposición mediática positiva de personajes públicos “diferentes”, ha logrado esto en tan poco tiempo ¿no deberíamos de captar el mensaje y potenciar la diversidad con visiones amigables para combatir los mensajes “facilones” tan empleados por la extrema derecha? Ahí lo dejo…

Por cierto, la conclusión del estudio viene precisamente por ahí. Los autores sugieren que se potencie la exposición positiva de miembros famosos de algún grupo externo, para mitigar los comportamientos y actitudes prejuiciosas contra dicho grupo. La idea es emplear la información de modo que pueda hacer crecer la empatía con el diverso, el diferente. Me pregunto si no deberíamos aprovechar la oportunidad que nos da nuestra futura estrella Brahim Díaz para reducir la tensión con Marruecos.

El trabajo, realizado por un equipo de expertos en política y relaciones internacionales de la Universidad de Stanford, dirigido por Ala Alrababah, se publicó en la revista Inmigration Policy Lab.

Me enteré leyendo la web de la Universidad de Cambridge.

Otras historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente