Dudas sobre el famoso ‘modo oscuro’: ¿es un engaño?

Yahoo Finanzas International
Comparación de las pantallas del iPhone 11 Pro en modo light y dark. Foto: Getty Images.

Se trata de una de las modas más codiciadas del momento: el conocido como ‘modo oscuro’ se ha convertido en algo imprescindible para todo usuario de un móvil, tableta u ordenador, y colosos como Apple (APPL) o Google (GOOG | GOOGL) lo han presentado como una función excepcional en sus nuevas versiones de las plataformas.

Esta combinación cromática, en la que los tonos oscuros tienen prevalencia sobre los claros, ha arrastrado a plataformas y aplicaciones de manera que la que no lo ofrezca como opción queda fuera de juego. Algo así sucedió con WhatsApp, cuyos desarrolladores han aguantado estoicamente las presiones para adoptar dicho esquema de colores hasta que por fin han dado el paso.

Sin embargo, algunos expertos sugieren algo inquietante: el modo oscuro podría ser peor para la lectura.

El modo oscuro es peor para la lectura

A esta sorprendente y llamativa conclusión han llegado unos expertos en la Universidad de Passau. Susanne Mayr, investigadora especializada en interfaces de dicha institución, ha llevado a cabo varios estudios en los que se analiza los efectos del diseño sobre la cognición y la lectura. A priori, uno podría deducir que la combinación cromática del modo oscuro, con tonos con menos contraste, resultaría más relajada para la lectura. Pues las conclusiones de dichos estudios demuestran precisamente lo contrario: el cerebro aprende más y mejor cuando lo que tiene ante sus ojos ofrece un contraste.

El modo oscuro se ha vuelto una moda en aplicaciones y dispositivos durante los últimos meses. Foto: Getty Images.

Mayr y su equipo han encontrado algo inesperado, y es que, al analizar el comportamiento de los ojos ante una interfaz oscura, resulta que el esfuerzo por parte del usuario es superior a cuando hay un contraste. Según explica, las pupilas reaccionan ante la luz de una forma que ya conocemos: se contraen cuando hay sobreabundancia de esta, y se dilatan cuando escasea; con el modo oscuro sucede esto último y al dilatarse las pupilas, se tiende a distorsionar la imagen. Se trata de algo físico que tiene un mayor impacto cuando las pantallas son pequeñas, como sucede con los móviles.

Pero los estudios de Mayr no son un caso aislado en un mundo “dark mode”; Wired se hace eco de otros análisis, no relacionados con los anteriores, que coinciden en que el contraste de colores ofrece mejores resultados que la uniformidad.

En esto, gana el modo oscuro

Donde realmente el modo oscuro presenta una importante ventaja es en lo que respecta al rendimiento de la batería si se trata de un dispositivo con pantalla OLED.

Esta tecnología apaga los píxeles que representan al color negro y por este motivo los móviles que optan por el negro en su plataforma obtienen un descenso del consumo superior al 60%, según datos manejados por la propia Google.

¿Qué hacer entonces? Se trata de una cuestión de preferencias y de cómo se sienta uno más cómodo.

Artículos relacionados: