Modifica la matrícula de su coche con cinta adhesiva y la multa le llega a otro

Un vecino de Palma de Mallorca se encontró un día con una desagradable sorpresa en forma de multa de tráfico por velocidad. El problema, además de la multa en sí, es que salvo por el número de la matrícula, nada le cuadraba. ¿Cómo era posible que le hubiesen ‘cazado’ superando los límites de velocidad en una carretera catalana? Estudió la denuncia, encontró más incongruencias y decidió recurrir.

El número de matrícula captado por el radar coincidía, pero no el modelo del vehículo. (Foto: Getty Images)

Además de que él no había estado con su coche en Cataluña en la fecha señalada, otra cosa que no encajaba era el modelo. La sanción era para un vehículo de la marca Nissan Qashqai, pero el suyo es un Toyota Yaris.

Con todos esos datos decidió ponerse en contacto con el Servei Català de Trànsit, según recoge el diario La Provincia. Presentó sus alegaciones para demostrar que la sanción que le habían impuesto no era responsabilidad suya, que algo había pasado en el proceso que había hecho que acabase en su casa en lugar de la del infractor y esperó noticias.

Desde Tráfico comprobaron que, efectivamente, el modelo del coche no cuadraba, pero sí la matrícula, así que pusieron el caso en conocimiento de los Mossos d’Esquadra que iniciaron una investigación.

La principal línea de investigación era que alguien habría duplicado el número de matrícula del vecino de Palma, pero dar con el culpable no era tarea sencilla. Tuvieron que realizar combinaciones diversas para poder localizar al verdadero infractor. Al final, tirando de ese hilo y del modelo de vehículo que figuraba en los datos del radar llegaron a la pista definitiva.

En La Llagosta (Barcelona) figuraba registrado un coche de esa marca y con una matrícula similar, en lugar de XXXXJMS, como figuraba en la multa, XXXXJVS. La única diferencia era una letra.

Cuando los agentes se personaron en la localidad barcelonesa y localizaron al titular, un hombre de 56 años, pudieron comprobar que la placa había sido modificada. Se la llevaron para analizarla con detenimiento. Lo que descubrieron es que el ahora denunciado, que se enfrenta a una posible pena de prisión de entre seis meses y tres años, había usado cinta adhesiva para hacer que la V de su matrícula se convirtiese en una M.